domingo. 27.11.2022

El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, que cumple dos años y cinco meses de cárcel y decidió la semana pasada poner fin a una huelga de hambre, reapareció ayer a través de videoconferencia en una vista judicial. Fue para dirimir su apelación por la multa de 850.000 rublos (unos 9.450 euros) que le fue impuesta en febrero por «difamar» presuntamente a un veterano de guerra.

Navalni aprovechó la ocasión para lanzar una nueva diatriba contra el presidente Vladímir Putin y su política. Era su primera aparición después de ser internado en la prisión de Pokrov (región de Vladímir) el mes pasado. Tras una huelga de hambre de tres semanas, Navalni, con el pelo rapado, presentaba un aspecto demacrado y una excesiva delgadez. Julia, su esposa, estuvo presente en la sala del juicio y pudo hablar brevemente con él.

Navalni, delgado y demacrado, se enfrenta a una nueva causa
Comentarios