miércoles 14/4/21

El Partido Popular Europeo fuerza a Orbán a retirar a sus eurodiputados del grupo

Viktor Orbán, en una recepción oficial. ART SERVICE 2

El portazo del primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orbán, al grupo del Partido Popular Europeo (PPE) abre una vía de agua en los democristianos europeos y deja la incógnita de con qué nueva familia política se aliará el gobernante partido húngaro Fidesz.

Orbán anunció ayer que retira a su partido del grupo popular europeo poco después de que la familia democristiana adoptase unas enmiendas que facilitaban la suspensión de los europarlamentarios húngaros.

«Le informo de que los eurodiputados del Fidesz renuncian a ser miembros del grupo del PPE», dijo Orbán en una carta dirigida al líder del PPE en la Eurocámara, Manfred Weber.

La decisión llegó poco después de que el PPE votara enmendar sus normas internas para permitir acelerar la suspensión de la delegación húngara en su conjunto, en lugar de que ese procedimiento se hiciera de forma individual, diputado por diputado.

Orbán, que con sus políticas nacionalistas y cristianas se presenta como un «verdadero democristiano», buscaba que el PPE adoptase posiciones más duras, por ejemplo en cuanto a la migración. Numerosos democristianos europeos, como el propio Weber, consideran que el líder húngaro se ha alejado de los valores democráticos y debilita las libertades en su país.

«Las enmiendas aprobadas son un claro acto hostil contra el Fidesz y sus votantes», enfatizó Orbán, agregando que esas medidas «privan a los votantes húngaros de sus derechos políticos», algo que consideró «injusto, antidemocrático e inaceptable».

Por eso, añadió en su misiva a Weber, la dirección del Fidesz optó por abandonar el grupo del PPE «de forma inmediata».

El grupo del PPE en la Eurocámara pierde con la salida del Fidesz a doce de sus 187 diputados, pero sigue siendo la mayor familia política en un Parlamento Europeo con 705 escaños.

Las opciones de Fidesz pasan por unirse al grupo euroescéptico «Conservadores y Reformistas Europeos» (ECR) dominado por el partido gubernamental polaco Ley y Justicia (PiS), o, en menor medida, al grupo de extrema derecha «Identidad y Democracia» (ID), fundado en 2019 por la francesa Marine Le Pen y el italiano Matteo Salvini.

«Orbán sería bienvenido», afirmó el eurodiputado Jörg Meuthen, copresidente de AfD. Las cosas se aclaran.

El Partido Popular Europeo fuerza a Orbán a retirar a sus eurodiputados del grupo
Comentarios