domingo. 29.01.2023

Putin avisa del «enorme» riesgo de un choque entre potencias nucleares

Su ministro de Exteriores advierte del peligro que tendría derrotar a Rusia en la guerra
                      El presidente ruso, Vladimir Putin, ayer en el Kremlin. MIKHAIL METZEL / SPUTNIK / KREMLIN
El presidente ruso, Vladimir Putin, ayer en el Kremlin. MIKHAIL METZEL / SPUTNIK / KREMLIN

Rusia advirtió este jueves de que existe un «enorme» riesgo de que un conflicto con armas convencionales entre potencias atómicas degenere en una guerra nuclear.

En caso de una guerra con medios convencionales entre potencias nucleares «el riesgo de que degenere en una guerra nuclear es enorme», afirmó en rueda de prensa el ministro de asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Por eso, añadió, Rusia no sólo suscribe la inadmisibilidad de una guerra nuclear, sino también llama a impedir cualquier conflicto armado entre países que poseen esa clase de armamento.

Lavrov recordó que los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Estados Unidos, Joe Biden, firmaron en junio de 2021 una declaración acerca de que no puede haber vencedores en una guerra nuclear, documento que más tarde cinco potencias nucleares suscribieron. «Como ya he dicho, nosotros estamos dispuestos a ir más allá y decir no solo que no se puede desatar una guerra nuclear, sino que también es inadmisible cualquier guerra entre potencias nucleares», subrayó.

El jefe de la diplomacia rusa indicó que Moscú observa con preocupación la retórica de Occidente, que acusa a Rusia de preparar provocaciones con el empleo de armas de destrucción masiva. «Pero Occidente mismo, Estados Unidos, Gran Bretaña o Francia hace todo por incrementar su participación prácticamente directa en la guerra que libran contra Rusia por medio de los ucranianos. Es una tendencia peligrosa», enfatizó. Lavrov indicó que debatir con EEUU sobre estabilidad estratégica sin tomar en cuenta la situación Ucrania no es posible. «Para todos, creo, está absolutamente claro que abordar la estabilidad estratégica sin tomar en cuenta todo lo que actualmente ocurre en Ucrania es imposible», recalcó.

Explicó que el Gobierno de Kiev se ha puesto como objetivo «derrotar, si no destruir, a Rusia en el campo de batalla». «¿Cómo el objetivo de derrotar a Rusia no puede tener importancia para la estabilidad estratégica?», inquirió Lavrov, que recalcó que Rusia es uno de los actores clave en este ámbito. El ministro indicó que no se puede separar el conflicto de Ucrania del debate sobre estabilidad estratégica.

«Nos dicen (los estadounidenses): de Ucrania hay que hablar con los ucranianos, cuando quieran los ucranianos, y que nosotros debatamos sobre armamento nuclear y estabilidad estratégica. Esto es, por lo menos, ingenuo», dijo. El ministro se explayó mucho más de los habitual en su intento de justificar la ofensiva del Ejército ruso en el país vecino.

Según sus palabras, las infraestructuras ucranianas, objeto de disparos masivos de misiles desde comienzos de octubre y que han dejado casi la mitad del país sin fluido eléctrico, «proporcionan potencial de combate a las fuerzas armadas de Ucrania, a los batallones nacionalistas. Los ataques se llevan a cabo con armas de alta precisión». «También se están desactivando las instalaciones energéticas de las que depende el funcionamiento del Ejército ucraniano y de las que dependen la entrega de una enorme cantidad de armas que Occidente suministra a Ucrania para matar rusos», puntualizó el jefe de la Diplomacia rusa.

A su juicio, las condenas de tales bombardeos por parte de gobiernos y prensa en Occidente se olvidan de las acciones de EE UU y la Alianza Atlántica contra distintos países. «Comparen la histeria desatada ahora en los medios de comunicación occidentales con lo que ocurrió cuando Estados Unidos bombardeó Irak», manifestó Lavrov antes de afirmar que «en la antigua Yugoslavia, la Otan también bombardeó un centro de televisión en Belgrado con el argumento de que servía a la propaganda de guerra del enemigo».

«Ahora lo que está sucediendo significa que la Otan está volviendo a esas prioridades conceptuales que se desarrollaron hace 73 años, en los tiempos de la Guerra Fría. Nada ha cambiado: quieren mantener a los rusos fuera de Europa. Los estadounidenses ya han esclavizado a toda Europa, y mantienen bajo su control no solo a los alemanes, sino a toda la Unión Europea», sostuvo el ministro de Exteriores ruso.

Según su opinión, «Estados Unidos vive ahora a expensas de Europa y se beneficiará de la crisis económica y energética en la que ha caído» el Viejo Continente. «Venderán gas a Europa cuatro veces más caro que el gas ruso que compraba».

Putin avisa del «enorme» riesgo de un choque entre potencias nucleares
Comentarios