domingo. 14.08.2022

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, felicitó ayer a sus militares y las milicias prorrusas por su victoria en Lugansk, donde la víspera se hicieron con el control de Lisichansk, el último reducto ucraniano en esa región oriental de Ucrania, y exigió a su Ejército los mismo avances en los otros frentes. «Las unidades que participaron activamente en la acciones de combates y que consiguieron éxitos, la victoria, en la dirección de Lugansk sin duda deben descansar, aumentar su capacidad combativa», dijo el jefe del Kremlin en una reunión con su ministro de Defensa, Serguéi Shoigú.

PUTIN PIDE REPETIR ÉXITOS DE LUGANSK

Tras felicitar a los militares y pedirle a Shoigú que le presente la lista de quienes se distinguieron en los combates para condecorarlos, el mandatario subrayó que las agrupaciones de tropas Oeste y Este «deben cumplir sus tareas según los planes establecidos». «Y confío que en las otras direcciones sucederá lo mismo que ha ocurrido hasta ahora en la de Lugansk», dijo Putin para mayor claridad de lo que espera de sus tropas.

El jefe de Estado indicó que ayer recibió propuestas de los comandantes de agrupaciones Centro y Sur, generales Alexandr Lapin y Serguéi Surovikin, respectivamente, para «desarrollar las operaciones ofensivas».

Shoigú informó a Putin de que durante la ofensiva que permitió tomar el control de las ciudades de Severodonetsk y Lisichansk y otras 22 localidades en Lugansk, las Fuerzas Armadas de Ucrania sufrieron 5.469 bajas, 2.221 de ellas mortales, y perdieron 196 tanques y otros blindados, 12 aviones, un helicóptero 69 drones y otro armamento diverso.

«En estos momentos se lleva a cabo el desminado de Lisichansk, se suministra ayuda humanitaria y asistencia médica a la población civil», dijo el ministro.

Mientras en Moscú los militares recibían felicitaciones, en Kiev quitaban hierro a la caída de Lisichansk y primaba la narrativa de un repliegue ordenado para conservar fuerzas. El gobernador de Lugansk, Serhyi Gaidai, aseguró ayer que las fuerzas ucranianas se retiraron de Lisichansk sin sufrir pérdidas. «Nuestro militares podían haber mantenido la ciudad durante mucho tiempo, pero Rusia tiene ahora una enorme superioridad en artillería y pertrechos. Hubieran destruido la ciudad a distancia. No tenía sentido quedarse», explicó.

En vista de ello, añadió Gaidai, se decidió una retirada a posiciones fortificadas situadas al oeste de Lisichansk para desde allí continuar la lucha.

Putin pide a sus tropas que avancen en otros frentes y clama victoria en Lugansk
Comentarios