lunes 23/5/22

Rusia arrecia los ataques sobre Leópolis y Jarkov y ya tiene Lugansk bajo su poder

Los bombardeos sobre las dos ciudades de Ucrania han acabado al menos con la vida de 16 civiles, entre ellos un niño
OLEG PETRASYUK
OLEG PETRASYUK

Rusia bombardeó ayer la ciudad ucraniana de Leópolis, en el oeste de Ucrania, y provocó al menos siete muertos en una de las zonas hasta ahora más tranquilas desde que comenzó la invasión del país, hace 54 días.

Leópolis ha sido, desde la invasión rusa el pasado 24 de febrero, uno de los principales puntos de salida de refugiados ucranianos que huían de los ataques, por su cercanía con la frontera polaca, a unos 70 kilómetros.

Mientras, en el sur, continuó el asalto a lo que queda de resistencia en la ciudad de Mariúpol que, según analistas occidentales, no tardará mucho en caer teniendo en cuenta la «abrumadora» capacidad de fuego que pueden utilizar las fuerzas rusas.

El número de muertos en los ataques de este lunes sobre la ciudad ucraniana de Leópolis asciende por el momento a siete, al impactar uno de los misiles rusos contra un objetivo civil, según informó el alcalde de la ciudad, Andriv Sadovy, a través de su cuenta en Telegram.

Al menos cuatro misiles

Anteriormente esa misma fuente había hablado de seis muertos y ocho heridos por los ataques, dirigidos en parte contra unas infraestructuras militares pero que afectaron también a objetivos civiles, entre ellos un taller de neumáticos. Por su parte, el responsable de la región militar de esta ciudad, Maksym Kozytskyi, informó en su página de Facebook de que la ciudad recibió el impacto de al menos cuatro misiles.

En Járkov, en el este de Ucrania, al menos 9 personas murieron y 25 han resultado heridas en los bombardeos que durante las últimas horas han efectuado las tropas rusas, informó la agencia Interfax-Ukraine. La cifra de víctimas fue ofrecida por el servicio de prensa de la administración militar regional. «En Járkov, como resultado del bombardeo por parte de los invasores de las zonas residenciales, incluida la parte central de la ciudad, 24 personas resultaron heridas, seis murieron», dijeron las fuentes.

Las tropas rusas, que iniciaron la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero, han concentrado en las últimas horas sus ataques en la zona este, y especialmente en Járkov, la segunda ciudad en importancia del país.

La ofensiva sobre esta ciudad permite al ejército de Moscú reagruparse para tratar de lanzar una gran operación sobre las regiones prorrusas del Donbás

Mariúpol sigue asediada por los rusos. La resistencia del ejército ucraniano se concentra en el este de la ciudad, en la factoría siderúrgica de Azovstal. El futuro de estas fuerzas, a las que Rusia ha pedido rendirse con la amenaza de ser aniquiladas, se decidirá en estos días. Según el Instituto de Estudios para la Guerra, los rusos han publicado imágenes del puerto de la ciudad, lo que confirma su captura, así como de otras zonas clave en el suroeste. Según su análisis, la captura de la fábrica de Azovstal es cuestión de días, sobre todo si Rusia utiliza su «abrumadora potencia de fuego».

Los corredores no funcionan

La ciudad portuaria de Mariúpol sufre el asedio ruso desde casi el principio de la invasión del país, el pasado 24 de febrero, y de su medio millón de habitantes, apenas quedan en ella unas 100.000 personas que, según diversas oenegés son víctimas de un catástrofe humanitaria.

Toma de Lugansk

Las autoridades regionales de Lugansk informaron ayer de la caída bajo control ruso de Kreminna, la ciudad donde este lunes se inició la gran ofensiva de Rusia en el este de Ucrania y donde habrían muerto además cuatro civiles. «Los invasores tomaron Kreminna», escribió, a través de la red Telegram, el gobernador regional, Serhiy Gaidai.

En un mensaje posterior, a través de ese mismo canal, Gaidai informa de la muerte de cuatro civiles, contra cuyo automóvil «dispararon indiscrimidamente» los atacantes rusos.

La administración militar de Lugansk había informado a primera hora de este lunes del inicio de la gran ofensiva por parte de Rusia precisamente en esta ciudad del este de Ucrania. «Podemos informar de que la ofensiva ya ha comenzado», afirmó en un comunicado la administración militar regional, que añadía que se luchaba por las calles de Kreminna y que la evacuación de civiles era «imposible».

Ucrania anunció este lunes que no podrá abrir ningún corredor humanitario en el país por falta de seguridad, ya que los rusos los bloquean o los bombardean, dijo Iryna Vereshchuk, viceprimera ministra ucraniana, en su cuenta de Telegram. «Hoy —por ayer—, lamentablemente no habrá corredores humanitarios», señaló. La dirigente ucraniana explicó que el domingo «tuvieron negociaciones largas y difíciles» con los rusos para lograr la reapertura de corredores humanitarios como el de Mariupol (sur), sin resultados.

Tampoco se llegó a un acuerdo para hacer operativos los corredores de evacuación en otros puntos del país como Berdyansk, Tokmak, Energodar, en la ocupada región de Jersón y en la prorrusa región de Lugansk, en la región del Donbás, objetivo de los ataques rusos de los últimos días.

Rusia arrecia los ataques sobre Leópolis y Jarkov y ya tiene Lugansk bajo su poder
Comentarios