viernes. 12.08.2022

Desde este sábado, 30 de julio, el gigante energético ruso Gazprom detuvo el suministro de gas a Letonia. Según señala la compañía a través de un comunicado, el cese del fluido se debe a la «violación de las condiciones sobre la selección del gas», aunque no especifica a qué incumplimientos se refiere en particular. La empresa letona que opera el transporte de gas, Conexus Baltic Grid, confirmó el corte del suministro. Este sábado, la compañía letona Latvijas Gaze reconoció que estaba comprando gas ruso, no a Gazprom directamente, sino a través de un intermediario al que paga en euros, no en rublos como está exigiendo Moscú al resto de los clientes europeos como respuesta a la política de sanciones.

Durante 2021, aproximadamente el 90% del gas adquirido por Letonia provenía de Rusia. El pasado mes de junio, el primer ministro letón, Arturs Krisjanis Karins, anunció que su país no continuaría importando gas ruso y señaló que el fluido quedaría definitivamente interrumpido a partir del 1 de enero de 2023. A principios de abril, Conexus Baltic Grid anunció que Letonia, Estonia y Lituania detenían la compra de gas ruso a través de Gazprom directamente por la guerra en Ucrania y la pérdida de confianza hacia Moscú. El presidente de Lituania, Gitanas Nauseda, pidió al resto de la UE seguir el ejemplo de los países bálticos. Rusia ha cortado el gas en las últimas semanas a Bulgaria, Polonia, Finlandia Dinamarca y Holanda, aduciendo diversos pretextos. Alemania, que sigue recibiendo gas ruso aunque con una disminución paulatina de los volúmenes, cree que el presidente Vladímir Putin está empleando esta política contra la UE para presionar.

Rusia le corta el gas a Letonia