domingo 20/9/20

El SPD busca un nuevo rumbo en un mar de dudas sobre la gran coalición

El SPD busca un nuevo rumbo en un mar de dudas sobre la gran coalición

rodrigo zuleta | berlín


El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), tras la elección de su nueva cúpula, prosigue su congreso en busca de un nuevo rumbo y en medio del dilema acerca de si continuar con la gran coalición de Gobierno o pasar a la oposición.


Los dos nuevos copresidentes del partido, Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans, son críticos de la gran coalición pero han optado por asumir un curso intermedio y apostar por impulsar un cambio de rumbo en el interior del Gobierno.


La propuesta de resolución presentada por el ala más izquierdista del partido, que invitaba a la salida inmediata de la gran coalición, fue rechazada y en cambio se aprobó otra que encomienda a la nueva cúpula entablar conversaciones para impulsar nuevos proyectos de corte socialdemócrata dentro del ejecutivo.


El actual ministro de Trabajo, Hubertus Heil, elegido como uno de los vicepresidentes de la agrupación, dijo ante el congreso que «sería idiota abandonar ahora el Gobierno» después de haber logrado imponer medidas como la mejora de las jubilaciones para trabajadores con baja remuneración y largos periodos de cotización.


La ministra de Familia, Franziska Giffey, se refirió a la ley para fortalecer el sistema de guarderías y dijo que eso mostraba lo que se podía alcanzar dentro del Gobierno mientras que el titular de Finanzas, Olaf Scholz, pidió que se reconociera y se valorara lo que se había alcanzado hasta ahora.


Scholz fue el gran derrotado en la elección de la nueva cúpula, se había presentado a la copresidencia en compañía de Clara Geywitz y perdió ante Esken y Walter-Borjans lo que se interpretó como una victoria de los críticos de la gran coalición.


Después de que Esken y Walter-Borjans optaran por dejar la puerta abierta para continuar con la coalición hubo decepción de parte del ala izquierda del partido.


Sin embargo, su representante más importante, Kevin Kühnert, respalda la posición de los nuevos copresidentes que implica un giro a la izquierda sin precipitar la salida inmediata de la gran coalición.


Esta última, sin embargo, no se descarta si no se logran nuevas concesiones de parte de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de Angela Merkel, y su ala bávara la Unión Socialcristiana (CSU).


De momento, Esken y Walter-Borjans están procurando marcar diferencias frente a la CDU/CSU para lo cual, dentro del congreso, han recurrido a ataques contra la actual líder cristianodemócrata, la ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer, y a un cuestionamiento de la austeridad a toda costa.


Esken rechazó el anuncio de Kramp-Karrenbauer de que la CDU sólo empezaría el trámite parlamentario del acuerdo sobre jubilaciones cuando hubiese claridad sobre la continuación de la gran coalición y calificó ello de «falta de respeto» hacia quienes se verán beneficiados por la medida y hacia el socio de coalición.

El SPD busca un nuevo rumbo en un mar de dudas sobre la gran coalición