lunes. 30.01.2023
La defensa de R. G. B., que defiende que su patrocinado sólo es autor de un delito de lesiones contra la persona que murió en un club de León por causa de dos puñaladas con una navaja, mostró su contrarierad por la valoración de la acusación particular. El abogado que ejerce por parte de la familia del fallecido explicó ante la audiencia, la presidencia de la sala de tribunal y los miembros del jurado, que el acto de dos puñaladas, una en el abdomen y otra cerca del corazón, se debe considerar asesinato por las circunstancias que acompañan: alevosía, entendida en su forma de ataque inesperado a una víctima incapacitada para defenderse. «Fue a comprar droga» El letrado que defiende al acusado dice que éste acudió al establecimiento en el que se encontró con la víctima para comprarle droga. «Ante la negativa, discutieron y se pelearon. Hay pruebas indirectas que confirman esta circunstancia: ¿Qué hace un chico de 20 años en un club de alterne? ¿qué hacía el fallecido? ¿para quién era la droga que se encontró en el cuerpo del fallecido?», se preguntó.

La acusación particular califica el ataque como alevoso
Comentarios