martes 15.10.2019

El altavoz de los casos mediáticos

Las últimas denuncias presentadas contra el tenor Plácido Domingo —ayer se conocían once nuevos casos— o contra el productor americano Harvey Weinstein conforman un altavoz mediático importante que, a criterio de los expertos, posibilita un ambiente de confianza para que las víctimas se atrevan a dar el paso de poner en manos de las Fuerzas de Seguridad sus casos.


Se trata de aprovechar una corriente aperturista que enlaza con campañas del tipo #metoo que se desplegó en Estados Unidos contra las prácticas del productor de cine.


«Vuestro periódico ha publicado la semana pasada una noticia de la ampliación de una investigación por tocamientos a una niña en una lavandería en León. Eso hace unos años, hubiera sido impensable. Se necesita que los medios sigáis en ese papel de concienciación», aseguró a título particular una integrante de una asociación. «Pero también se debe de equilibrar con la eliminación del morbo en este tipo de informaciones y cuidar los detalles para no dañar a la víctima».


«La violencia sexual», según la guía de actuación en agresiones sexuales desarrollada en la comunidad de Castilla y León «es la manifestación más dura y el soporte más firme de la dominación de un sexo sobre otro, es una consecuencia extrema de la violencia de género. En un delito contra la libertad sexual, no es un acto que busque la gratificación sexual, es un acto de un malentendido poder, de sometimiento, de violencia y humillación hacia la víctima», explica el documento.

El altavoz de los casos mediáticos