miércoles 20.11.2019
TECNOLOGÍA AEROESPACIAL

Altran invierte 24,5 M€ en producir una nave solar estratosférica desarrollada con la ULE

El proyecto, que cuenta también con Caléndula y se ha probado en el aeródromo de Pajares, creará 68 empleos
 
Imagen de la sede de la multinacional Altran en Madrid. DL
Imagen de la sede de la multinacional Altran en Madrid. DL

La multinacional Altran, que en los últimos dos años ha trabajado con el Grupo de Investigación en Tecnología Aeroespacial de la Universidad de León en el desarrollo de pseudosatélites y en la ingeniería de sistemas del proyecto Ecosat, realiza una inversión de más de 24,5 millones de euros para desarrollar un prototipo solar para observación, comunicaciones y defensa que cuenta con el apoyo financiero de la Junta de Castilla y León, que aportará 12,3 millones de euros al calificar el proyecto como de Especial Interés. La empresa supondrá la creación en un primer momento de 68 puestos de trabajo. La investigación de este desarrollo ha contado también con la colaboración del Centro de Supercomputación de Castilla y León, ubicado en el Campus de Vegazana, y las pruebas se han realizado en el aeródromo de Pajares de los Oteros.

 

Según explica la compañía, dedicada a los servicios de ingeniería y con más de 30 años de actividad fundamentalmente en los sectores aeroespacial, automoción, defensa, energía, finanzas, salud y telecomunicaciones, se trata de desarrollar una plataforma aeroespacial que «se mantendrá en una posición geoestática a 20 kilómetros de la superficie terrestre, y tendrá cero emisiones contaminantes». El proyecto se desarrollará en dos fases, en el primer año se crearán 30 empleos directos y en el segundo llegarán a 68.

 

MULTINACIONAL

 

Altran, que tiene presencia en 30 países, más de 47.000 empleados en todo el mundo y el año pasado ingresó 2.900 millones de euros, se fijó hace tiempo en el trabajo del grupo de investigación aeroespacial de la Universidad leonesa, que lleva más de diez años investigando en dirigibles y satélites y ha desarrollado proyectos para la Agencia Espacial Europea en el diseño de vehículos de este tipo. Se trata de los denominados High Altitude Pseudo Satellite (Haps), estaciones de observación y telecomunicaciones que se sitúan a una altitud de entre 20 y 50 kilómetros de la tierra y tienen aplicación en las telecomunicaciones (las grandes compañías de internet están interesadas en el desarrollo de estos sistemas, que permiten la conectividad en regiones sin infraestructuras de comunicación); además de control de tráfico, mapeo y topografía, agricultura, medio ambiente, explotaciones geológicas, defensa, seguridad,...

 

El proyecto que ahora se implantará en la Comunidad (una pequeña parte en Valladolid, donde la empresa que lo desarrolla tiene su sede social, y la mayor parte en León) se lleva a cabo a través de Ecosat Airships, filial propiedad al cien por cien de Altran España. Primero desarrollará y validará el prototipo, con una inversión de 4,2 millones y una subvención de 2,1 millones; y en una segunda fase desarrollará el vehículo dirigible solar autónomo estratosférico, con un coste de 20,4 millones y una ayuda pública de 10,2 millones.

 

Se trata de producir una aeronave estratosférica no tripulada, alimentada exclusivamente por energía solar, «una solución híbrida entre un satélite artificial y una plataforma aeroespacial». La compañía señala que Ecosat es una iniciativa de Altran España que se enmarca dentro de sus líneas estratégicas de I+D+i, que se vienen desarrollando desde 2014. Con unos costes de construcción y operación muy bajos, es capaz de transportar una carga útil a medida del cliente durante 3 años sin necesidad de mantenimiento. Después de este período, es fácilmente recuperable y reciclable, evitando así la creación de basura espacial, indican.

 

DOS FASES

 

La iniciativa se desarrollará en dos fases. En un primer momento se promueve un modelo de ingeniería, que es «un prototipo de 30 metros de longitud, que se utilizará para demostrar el rendimiento físico de la aeronave» en aspectos como la aerodinámica, estabilidad y control. En la segunda fase se desarrollará un prototipo funcional de 80 metros de longitud, que se empleará para demostrar su rendimiento funcional. Este prototipo permitirá realizar un vuelo a 20 kilómetros de altitud y permanecer a esa altitud hasta tres meses en sus primeros vuelos.

 

«La aprobación del incentivo por parte de la Junta de Castilla y León supone la culminación del compromiso de esta Comunidad con el proyecto, que ha tenido una estrecha y fructífera colaboración con la Universidad de León, que colabora desde 2017 como asesor científico del Programa. Concretamente, en colaboración con la Universidad de León, Altran ha realizado varios ensayos funcionales y de túnel de viento, así como pruebas en vuelo en el aeródromo de Pajares de los Oteros. Asimismo, se ha colaborado con el Centro Computacional de la Junta de Castilla y León (Scayle) para llevar a cabo los cálculos aerodinámicos, y varios de sus estudiantes participan en programas de becas de I+D en Altran España», explica la compañía. Que incide en que las utilidades del avance tecnológico aportarán valor a «las instituciones, las empresas y la sociedad en general».

Altran invierte 24,5 M€ en producir una nave solar estratosférica desarrollada con la ULE