viernes. 02.12.2022
Infraestructuras

La ampliación promovida por la Junta sumará al Parque Tecnológico 40 parcelas nuevas

Los planos dibujan la expansión en la cuña entre la vía del tren y la Ronda Sur y la nueva conexión desde Oteruelo
dl3p13g1
dl3p13g1

La herramienta para el desarrollo de la ampliación del Parque Tecnológico ya supera la fase de boceto. El Plan Regional de Ámbito Territorial (Prat) necesario para poder acometer la actuación ya dispone sobre el plano el reparto de los espacios. Los más de medio millón de metros cuadrados se urbanizarán en la cuña que deja al sur del pueblo de Oteruelo de la Valdoncina y se expande entre la línea ferroviaria y la segunda fase de la Ronda Sur. El crecimiento supondrá multiplicar por 2,4 las actuales 32 hectáreas de suelo industrial de alta cualificación. En ese área se distribuirán más de 40 parcelas en las que posibilitar el asentamiento de empresas tecnológicas, biofarmacéuticas y de investigación que ahora se ven obligadas por la falta de terreno suficiente a buscar alternativas en otros emplazamientos, no sólo de la provincia, como puede resultar Villadangos, sino de fuera.

La delimitación del Prat avanza la tramitación de un proyecto que acortará sus plazos de manera significativa gracias a la aprobación por parte de la Junta de la declaración de interés regional. La medida, que ya se empleó en Villadangos, supondrá dejar en poco más de la mitad los tiempos necesarios para la expropiación y adquisición de los terrenos, con el horizonte de finales de 2023 como fecha para la puesta en funcionamiento de la ampliación.

La consecución del Prat activará todo el proceso para la puesta a disposición de los terrenos necesarios para el crecimiento de las instalaciones hasta las 79 hectáreas, todavía por debajo de las 118 del vallisoletano de Boecillo. La herramienta urbanística dispuesta por la administración autonómica dejará expedito el camino para la licitación y adjudicación de los trabajos de urbanización del suelo. La Junta correrá con la factura total, en la que se prevén invertir 10 millones de euros, para cubrir las expropiaciones y la ejecución de los obras con las que las fincas que ahora están en su mayoría en barbecho, sin uso alguno, salvo cuatro pequeñas edificaciones y naves, se conviertan en suelo de alta cualificación para la atracción de empresas y la creación de empleo.

La consecución del objetivo tomará cuerpo a partir de lo que marca el Prat. El plano dibuja una urbanización con contará con dos viales paralelos de comunicación: uno tomará la traza del actual camino del Jano, que nace al sur del cementerio, y otro la senda que hay en la actualidad al oeste y se conectará con la calle Gran Vía por medio de una nueva rotonda. El encastre en el mapa permitirá contar con una nueva entrada para el parque Tecnológico a través de Oteruelo de la Valdoncina, además de que se conectará con la primera fase del Parque Tecnológico.

Dentro de este escenario, la distribución de espacios en el Prat recoge que de los 521.421,31 metros cuadrados totales las parcelas ocuparán 270.678,94 metros cuadrados, mientras que el resto se anota como sistemas generales de vías y espacios verdes, de acuerdo a la normativa. El plano acota además en qué espacios se inscriben cada uno de los usos previstos: terciarios, industrial, equipamiento privado y servicios privados.

La ampliación promovida por la Junta sumará al Parque Tecnológico 40 parcelas nuevas