viernes. 02.12.2022
FERNANDO OTERO

El paso del invierno y las lluvias de la primavera han acabado por deteriorar todo el entorno de acceso al parque de ocio de La Candamia. Los temporales no sólo han derribado un trozo de la valla perimetral que discurre pareja a la carretera que desemboca en Puente Castro, sino que también ha levantado toda la extensa franja de aparcamientos. No hay apenas un espacio en el que no se contabilice un bache pronunciado, un socavón en el que se entierran las ruedas de los vehículos y las bicicletas y gravilla. No se libra ni siquiera la banda reservada para la carretera. Los árboles también han contribuido a levantar parte del terreno con sus raíces, por lo que la intervención que se requiere no servirá con un mero parcheo. Es uno de los espacios que en esta época del año más ciudadanos acumula para aprovechar el ocio. Este año, con la necesidad de contar con áreas abiertas, lo sea aún más. 

El aparcamiento de La Candamia, deshecho
Comentarios