jueves 20/1/22
                      Cesáreo Jurado, en su domicilio donde permanece en la actualidad. MARCIANO PÉREZ
Cesáreo Jurado, en su domicilio donde permanece en la actualidad. MARCIANO PÉREZ

El Juzgado Central de Instrucción número 1 de Madrid acordó el archivo de la denuncia presentada por un jubilado bañezano contra Bankia, a la que acusaba de haberle hecho perder 700.000 euros en acciones como consecuencia de diferentes actuaciones. Considera el magistrado en el auto que «no existe base alguna» que sustente las tesis del denunciante, ni tampoco «una concreción de la imputación penal y de las bases indiciarias del hecho y de la participación de los denunciados antes de acudir a la jurisdicción» además de que se aprecia «una imputación carente de solvencia indiciaria, a salvo de la mera transcripción y reproducción de noticias de prensa».

El Juzgado Central se declara competente para conocer de los hechos «sentado el carácter improrrogable de la jurisdicción criminal y el derecho fundamental que tienen todos al juez ordinario determinado por la ley como principio general». Distingue que para las causas penales es competente el juez de Instrucción en el que el delito se hubiere cometido y el juez central de Instrucción respecto de los delitos que la ley determine.

Irregularidades

El auto que cierra el caso no refiere el nombre del juez que lo firma ni los plazos de recurso

El denunciante pretendía abrir causa por la vía penal contra la directora de la sucursal de Bankia en Ordoño II, contra el empleado de confianza que le atendía habitualmente y contra la entidad bancaria por lo que considera una supuesta violación criminal del depósito mercantil de acciones, que le llevó a perder 700.000 euros en diferentes transacciones realizadas en los últimos años: «Eran los ahorros de toda mi vida», aseguró a este periódico.

En su relato de la denuncia reflejaba que la oficina de la capital designó a un asistente especial experto consejero del banco para asistir al denunciante. Por su conducto, éste compró en 26 operaciones un total de 624.500 títulos de Bankia.

En 2017 Bankia celebró una junta general en la que aprobó una reducción del capital social para ampliar la reserva sociales y un contrasplit por el que cuatro acciones se agrupaban en una, cuyo nominal era la suma del nominal de las cuatro anteriores.

Nuevo recurso

«Ese auto podría haberlo firmado la señora de la limpieza», dice el jubilado ante la Audiencia Nacional

Como las acciones Bankia así amortizadas no se pagaron a los accionistas por su valor real y los denunciados no avisaron al denunciante, perdió 393.750 acciones Bankia, que valoradas a 1,71840 en el último cambio bursátil, suponen un total de 702.450 euros de pérdidas.

«Ha de recordarse la reiterada jurisprudencia de esta Sala de Penal conforme a la cual la mera publicación de informaciones en los medios de comunicación no puede justificar sin más la apertura de un procedimiento penal para la investigación de hechos descritos, si la denuncia que los incorpora (como es el caso) no aporta u ofrece algún indicio de comisión que pueda ser calificado como accesible y racional», dice el juzgado.

«La imputación indiciaria a una persona re quiere que existan indicios sólidos de la existencia de un delito, pues la resolución de incoar una causa penal exige efectuar un juicio provisional de tipicidad, dirigido a comprobar que los hechos objeto de investigación tal y como han sido acotados en el escrito de denuncia, revisten caracteres de delito y en segundo término, que desde un plano puramente indiciario se constante que concurren elementos bastantes como para reputar suficientemente justificada la perpetración de los hechos denunciados», dice el auto, que según el denunciante, carece de firma y nombre del juez que lo dicta. «Podría haberlo redactado la señora de la limpieza», asegura en el escrito que ha remitido a la Audiencia Nacional.

Archivada la denuncia del anciano que perdió 700.000 euros en acciones de Bankia
Comentarios