jueves 19/5/22
El Pleno contó con apenas cinco concejales presentes y el resto por videoconferencia. FERNANDO OTERO

La deuda financiera del Ayuntamiento de la capital leonesa encuentra un horizonte de flexibilización. La senda de pagos abierta en el año 2012 hace que el consistorio pueda salirse ya del plan de ajuste y la tutela financiera del Ministerio de Hacienda. El abandono del corsé que ha condicionado la actividad durante los últimos diez ejercicios se encomienda a la concertación de «una o varias operaciones de endeudamiento para cancelar la deuda pendiente con el Fondo para la Financiación de los Pagos a Proveedores», avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), por importe total de 110.247.701,61 euros», como aprobó ayer por unanimidad el Pleno. Para lograrlo, León convoca un concurso público abierto a las entidades financieras con el que reducir el tipo de interés, fijado en la actualidad en el 1,311%. Aunque antes, como se subrayó en la sesión plenaria, deberá conseguir el permiso del ente ministerial a su programación de pagos con el objetivo de que, en cinco años, las obligaciones financieras bajen del 75% de los ingresos de los recursos ordinarios liquidados por operaciones corrientes.

La consecución de este requisito se avala con el informe de la Intervención municipal sobre el pago de la deuda de los 110,2 millones del ICO, a los que se suman otros 27,8 con otras entidades. El Ayuntamiento de la capital leonesa llegará con dos años de antelación al límite que marca el Ministerio de Hacienda. En 2024, León tendrá unas obligaciones pendientes con las entidades financieras de 94.255.066,92 euros, lo que supone el 71,74% de la media de recursos corrientes liquidados en los tres últimos ejercicios, que está en 131.383.698,19 euros. La cifra se asienta en la programación comprometida a 31 de diciembre de cada año: en 2020 se cerró con 138.054.442,75 euros, en el 105,89% de los ingreso; en 2021 se llegará a 132.900.977,45 euros, el 101,15%; en 2023 a 107.079.730,67 euros, el 81,5%; en 2025 a 81.430.403,24 euros, el 61,97%; y en 2026, último año de referencia que se exige desde el ente ministerial, a 68.605.739,56 euros, el 52,21%.

Reducción progresiva

En 2026, el ritmo de pago de los créditos permitirá que el Ayuntamiento deba ya sólo 68,8 M¤

El documento se tendrá que enviar a Hacienda antes de la concertación de las nuevas operaciones de crédito, aunque ayer, como avisó el PP, no se incluyó en el expediente de aprobación del Pleno. El concejal popular José Manuel Frade ironizó con, «ahora que estamos en verano no se les olvide», después de citar el recuerdo del «informe preceptivo y vinculante» del ente ministerial que el equipo de gobierno se saltó para la aprobación del presupuesto de 2021. El apunte lo admitió el concejal de Hacienda, Carmelo Alonso, quien argumentó que la operación permitirá «cancelar la deuda» con el ICO del conocido como Plan Montoro en el que el Ayuntamiento pidió 190.356.590 euros para devolver a los proveedores históricos, a los que se sumaban de inicio unos intereses de 21.868.150 euros.

El concurso busca lograr en el mercado «reducir la carga financiera y conseguir un tipo más favorable», como expuso el edil en su explicación, en la que reseñó que se tienen que mantener «las condiciones vigentes» de «cuotas anuales constantes de amortización de capital, por el sistema italiano», vencimiento al 30 de junio de 2032 e intereses de demora 2% adicional calculado sobre las cantidades vencidas y no reembolsadas. Sobre estas guías de condiciones deben ofertar las entidades financieras interesadas con un mínimo de 10 millones de euros y un tope de 110.247.701,61 euros, como se cita en la documentación, que especifica que se adjudicara al tipo de interés más ventajoso y, en caso de empate, «al banco o caja que tenga el mayor número de oficinas en León».

El Ayuntamiento reducirá 74,3 M€ de deuda en 5 años para refinanciarse