sábado. 04.02.2023

Cae una banda albanesa que asaltó 40 viviendas en España, tres de ellas en León

Los siete detenidos trasladaron a Lisboa joyas, dinero y tecnología valorada en 800.000 €
                      Uno de los registros de la Guardia Civil en busca de la banda. DL
Uno de los registros de la Guardia Civil en busca de la banda. DL

La Guardia Civil con apoyo de Europol y la Policia de Segurança Pública de Portugal ha logrado desarticular una peligrosa banda de origen albanés a la que se atribuyen al menos 40 asaltos a domicilios en el Norte peninsular, entre ellos tres en León. En concreto, en dos viviendas de la localidad de Villarrodrigo de las Regueras y otro en la capital. Los siete detenidos consiguieron hacerse con un botín valorado en 800.000 euros al robar joyas, dinero en efectivo y tecnología además de en León, en las provincias de Salamanca, Valladolid, Palencia, La Rioja, Navarra y Zaragoza.

Al parecer trasladaban los efectos robados a su país, al que se desplazaban desde Lisboa evitando la acción de la Guardia Civil en España. La detención de esta organización criminal de origen albanés se produjo en el marco de la operación Rovisa, que comenzó en el pasado mes de marzo cuando se cometieron varios robos en viviendas en la provincia de Salamanca que causaron gran alarma social entre la ciudadanía. Los agentes de la Guardia Civil sospecharon que sus autores podrían ser los mismos que habían realizado distintos asaltos en otros puntos del país. Durante la investigación se descubrió que varios de los presuntos autores de origen albanés utilizaban el aeropuerto de Lisboa para sus entradas y salidas de España con destino a su país y con el objeto de dificultar la labor de investigación de la Guardia Civil. Por ello se solicitó el apoyo de la Polícia de Segurança Pública de Portugal y del grupo de trabajo de la policía de Albania. Todos los agentes contaron con la coordinación de la agencia europea de policía Europol, en la plataforma europea contra las amenazas criminales Empact OPC. El trabajo policial permitió averiguar que el grupo había adquirido gran especialización con el paso del tiempo, actuando de forma itinerante. Con el regreso del horario invernal, los agentes detectaron que habían vuelto a actuar mediante el establecimiento de una base de operaciones en la localidad de Gandía (Valencia). Desde allí se desplazaban a diferentes lugares de la geografía española para la comisión de nuevos robos con fuerza en viviendas habitadas. Los líderes del grupo cambiaban de nombre de forma habitual en su país, alguno de ellos poseía hasta tres nombres e identificaciones distintas para dificultar su rastreo por parte de la Guardia Civil. También, evitaban el empleo de telefonía móvil para sus comunicaciones haciendo uso de walkie-talkies y empleaban placas de matrículas falsificadas para evitar ser descubiertos. En la operación se realizaron cinco entradas y registros en viviendas de Madrid y Valencia. En ellos se detuvieron a los siete integrantes.

Cae una banda albanesa que asaltó 40 viviendas en España, tres de ellas en León
Comentarios