lunes. 27.06.2022

El nuevo contenedor marrón se aprovechará para dar un cambio al sistema de recogida de basura en el casco histórico y en el centro. La idea en la que trabaja el Ayuntamiento de León pasa por suprimir los cubos en la calle e instaurar un modelo en el que tan sólo queden fuera durante un tiempo a última hora de la tarde, cuando los vecinos tendrían que sacar las bolsas diferenciadas de cada una de las fracciones del reciclaje y depositarlas en su correspondiente zona para que después las retire un vehículo eléctrico del servicio de limpieza.

Aunque se ha valorado la opción de copiar el sistema de Oviedo, en el que un camión deja los cubos en las puertas de los edificios, otro los vacía y luego vuelven a retirarlos, el Ayuntamiento de León ha descartado implantarlo por su elevado coste. Los técnicos municipales se muestran más favorables a implantar el sistema que hay en Palma de Mallorca. En la ciudad balear cuentan con un vehículo eléctrico al que se engancha un conjunto de contenedores de cada una de las fracciones del reciclado. Antes de las 19.00 horas, esta cabeza tractora los coloca en los lugares señalados y, alrededor de las 23.00 horas, los retira. Fuera de ese horario, que podría ser diferente en la capital leonesa, no hay basura en la calle, donde además se completa el servicio con un puerta a puerta para los grandes productores.

La adaptación del modelo identifica ya en León 10 zonas para estos contenedores temporales en el casco histórico, más otras 10 en la denominada zona de bajas emisiones del centro: el perímetro que queda contenido de Padre Isla hasta Julio del Campo, plaza de La Inmaculada, Roma, avenida de la Facultad, Lancia, Independencia y Santo Domingo. Su colocación y gestión se hará con medios propios del servicio municipal de limpieza, gracias al presupuesto de un millón de euros previsto para 2023 y otro millón de euros adicional en 2024.

La inversión cambiará la recogida de basura en la capital leonesa a partir del nuevo contenedor marrón: una nueva fracción del reciclado que ya funciona en Cataluña y avanza en otras comunidades como País Vasco, Navarra o Madrid y ciudades y provincias más cercanas, como Burgos.

En el casco histórico y el centro sólo habrá cubos a unas horas