lunes 26/7/21
EL ESCÁNDALO DE LAS PREJUBILACIONES EN LA CAJA | LAS OTRAS PARTIDAS

Casi 60.000 euros limpios al año que no son obligatorios

Una reforma del reglamento permite al anterior alcalde renunciar a su sueldo.

El artículo 8 del Reglamento del Congreso de los Diputados establece que sus señorías percibirán «una asignación económica que les permita cumplir eficaz y dignamente su función». Tendrán igualmente derecho a «las ayudas, franquicias e indemnizaciones por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función. Todas las percepciones de los Diputados estarán sujetas a las normas tributarias de carácter general».

La Mesa del Congreso ha fijado la cuantía de las percepciones de los Diputados y sus modalidades dentro de las correspondientes consignaciones presupuestarias. De acuerdo a estas tablas, Francisco Fernández renuncia a unos emolumentos de alrededor de 80.000 euros brutos, en función de una disposición que habilita la facultad de renunciar a estas cantidades, tal como ha anunciado el que fuera anterior alcalde.

Desde el pasado 1 de junio del 2010, las retribuciones del Congreso de los Diputados fijan unas percepciones mínimas de 4.636 euros a las que se suman complementos para el caso de los portavoces (gastos de representación: 1.741,19 euros, gastos libre disposición: 926,31 euros), portavoces adjuntos, gastos de representación: 1.424,62 euros), gastos libre disposición: 662,45 euros.

Presidentes de Comisión. Para los presidentes de Comisión se fijan unos gastos de representación de 1.431,31 euros y en el caso de los vicepresidentes de Comisión de gastos de representación por 1.046,48 euros.

En el caso de que Fernández fuese elegido secretario de Comisión se le adjudicaría una partida de gastos de representación que se elevaría a 697,65 euros mensuales y si fuese portavoz de Comisión 1.046,48 euros. Para el caso de un portavoz adjunto de Comisión se establecen 697,65.

El artículo 9 del reglamento del Congreso fija también diposiciones adicionales. «Correrá a cargo del Presupuesto del Congreso el abono de las cotizaciones a la Seguridad Social y a las Mutualidades de aquellos Diputados que, como consecuencia de su dedicación parlamentaria, dejen de prestar el servicio que motivaba su afiliación o pertenencia a aquéllas».

«El Congreso de los Diputados podrá realizar con las Entidades Gestoras de la Seguridad Social los conciertos precisos para cumplir lo dispuesto en el apartado anterior y para afiliar, en el régimen que proceda, a los Diputados que así lo deseen y que con anterioridad no estuvieren dados de alta en la Seguridad Social».

«Lo establecido en el apartado 1 se extenderá, en el caso de funcionarios públicos que por su dedicación parlamentaria estén en situación de excedencia, a las cuotas de clases pasivas».

A todos estos conceptos, se le suman las dietas, los gastos en desplazamiento y desde ayer, un Ipad y un Iphone añadido para los nuevos diputados elegidos el próximo día 20.

Casi 60.000 euros limpios al año que no son obligatorios