lunes 20/9/21

El cauce del Bernesga soltará lastre al paso por León sin muros, azudes y pasarelas

Un convenio entre la CHD y el Ayuntamiento despejará la travesía fluvial y las márgenes tras la afluencia del Torío
Vista parcial de la traza fluvial del Bernesga en León, afectada por el nuevo convenio. FERNANDO OTERO

El cauce del Bernesga en León mudará toda la envoltura antes de tres años; un cambio severo, que también se aplicará al Torío, según consta en el listado de actuaciones que se llevarán a cabo con la promoción de un convenio que suscriben el Ayuntamiento de León y la Confederación Hidrográfica del Duero; el organismo vallisoletano se compromete a licitar las actuaciones, además de recibir las obras; una vez ejecutadas serán entregadas al Ayuntamiento de León.

Un millón de euros es la cantidad fijada para acometer la intervención, destinada a cambiar una parte de la piel que encaja la ribera, a revertir canalizaciones y a amputar estructuras que se entienden desfasadas en un concepto moderno y sostenible de la gestión hidráulica; la relación de León con los ríos que surcan la ciudad va ser totalmente distinta cuando se supere este periodo de tres años, en los que se ha encajado una agenda para afrontar las actuaciones.

La firma abrirá un calendario acomodado a la dotación presupuestaria que se asignará a cada ejercicio; parea lo que queda de este, 30.000 euros, con los que se van a financiar nuevos estudios de monitorización, tan decisivos a la hora de recoger los caprichos del lecho del Bernesga y la problemática de la incisión en el Torío.

Río para ver y mirar
Además de eliminar estructuras, se aportará sedimento al lecho en zonas sin arrastre

En 2022 se aplicará la demolición del muro de la margen izquierda, desde la confluencia de los dos ríos hasta el final de la pared; la demolición de los azudes señalados por la incisión irregular, y los que se encuentren en mal estado; las obras de desencauzamiento, en la orilla izquierda del Bernesga, rebaje del terreno y vertido del material en el cauce; esta actuación se delimita por el espacio que existe entre el puente de la Lastra y el Coto Escolar, que se convertirá en zona verde, según disponen las normas urbanísticas de León.

Habrá, en complemento a esta incisión concreta, mejoras en las márgenes y alguna intervención específica que aporte mejora en la circulación del sedimento entre el límite del municipio en el río Torío y la zona urbana, que afecta al enclave de Puente Castro.

Las aportaciones de sedimentos de oportunidad para el lecho de los dos ríos procederán de excavaciones próximas, siempre que los sobrantes sean adecuados para el uso que se pretende y beneficiosos para la conservación fluvial. En 2023, se emprenderá la demolición de las pasarelas existentes aguas abajo de San Marcos, también frente a las piscinas municipales, además del acondicionamiento de la pasarela que se localiza entre el puente de San Marcos y el puente de los Leones, con el fin de adaptarla a las medidas de seguridad.

En ese año, según se prevé por la planificación que recoge el convenio y sus tiempos de ejecución, se abrirá el melón de adaptación ambiental de la parcela que separa el cementerio municipal del cauce del Bernesga, convertida desde hace décadas en una escombrera recurrente que ahora necesita una remodelación profunda, camino de esa reconversión de erial a espacio recreativo y de disfrute para la ciudad; otro espacio ganado en la margen izquierda del río, en donde previamente se aplicarán algunas catas con el fin de comprobar su parte de los escombros depositados sirven como aporte de sedimento para el río.

Esta relación de actuaciones descritas de forma ordenada y cronológica según el orden de preferencia referida en el convenio del Ayuntamiento de León y el organismo de gestión de la cuenca hidrográfica tendrá el colofón en la anualidad de 2024; cuando se prevé que la inyección económica para financiar las obras alcance los 270.000 euros; el próximo año se van a consignar 400.000 euros, en la partida más gruesa de las cuatro que sustentan el acuerdo. En el que se advierte un relato técnico derivado del informe que la propia Confederación encargó a una empresa pública para acotar las incisiones fluviales que afectan a los ríos de la ciudad de León; en él se alude a los cambios de uso de la zona superior de la cuenca, con la reducción y abandono de cultivos que explican la reducción en las aportaciones de sedimentos al lecho fluvial; el análisis comprende un paréntesis de treinta kilómetros hasta la desembocadura en el Esla; quince kilómetros al norte de la capital leonesa, que ahora se dispone a modificar el trato con los ríos en los que se mira.

El cauce del Bernesga soltará lastre al paso por León sin muros, azudes y pasarelas