jueves. 02.02.2023
| Análisis | Una evolución preocupante |

En la cola del crecimiento del empleo los últimos seis años

El perfil de los ciudadanos que no encontraban trabajo cambia con la llegada de inmigrantes que no han tenido problemas para emplearse. Los nacionales no quieren determinadas ocupaciones
Al margen del optimismo desatado por los datos hechos públicos ayer, lo cierto es que León es la tercera provincia donde menos creció el empleo en el periodo transcurrido entre el 2000 y el 2005: sólo Lugo y Soria crearon menos puestos de trabajo. El 4,33% de la provincia queda lejos de aquellas en las que el dinamismo estuvo a la cabeza del país: casi el 20% en Almería y en Murcia. La tasa de actividad en el horizonte temporal tampoco es muy esperanzadora: sólo Zamora, Orense y Asturias registraron una menor en los seis años analizados, un perfil que corresponde a «las provincias en declive o con bajo nivel de expansión», según el informe de la Fundación de las Cajas de Ahorros. Entre el 2000 y el 2005 la población ocupada creció un 3,86%. La población activa pasó de 204.900 a 207.000 personas; mientras que el paro descendió en 4.760 personas, hasta las 22.300. Los empleos totales en este periodo crecieron en algo menos de 8.000. Curiosamente, la agricultura fue uno de los sectores donde creció el número de empleos, entre los 23.690 del 2000 y los 25.228 del 2005. En cambio en el sector energético descendieron los puestos de trabajo; se mantuvieron en industria y crecieron ligeramente en construcción. El mayor incremento se dio en servicios. Según el informe, la población inmigrante no ha tenido problemas para encontrar empleo, generalmente en puestos rechazados por la población nativa. Eso «ha demostrado la inconsistencia real de los datos sobre la población activia que no encontraba empleo»; e indica que «sería erróneo» atribuir el mayor empleo a una expansión de la economía. 1396927554

En la cola del crecimiento del empleo los últimos seis años