miércoles 15.07.2020

colgados en mitad de la montaña

La empresa leonesa Kayak Pico Azul ofrece durante todo el año una gran variedad de deportes extremos para los más aventureros. Uno de ellos es el barranquismo, la actividad estrella de este verano que mezcla escalada y natación en los ríos Curueño, Omaña y en el arroyo de Valdecésar. Otros deportes como el rafting, el piragüismo y el curso de aguas de Valporquero completan la oferta de estas refrescantes y atrevidas prácticas.
colgados en mitad de la montaña

Los meses de verano, envueltos por el clima caluroso y el tiempo libre, son la época idónea para hacer todo tipo de planes. Si a esto le unimos la pasión por la aventura y el deporte, una de las actividades que se presenta con fuerza es el barranquismo, un ejercicio cuya demanda se dispara durante los meses estivales por lo refrescante que resulta y que en León está muy presente gracias a las posibilidades que ofrece la geografía de la provincia.

Una de las empresas que propone actividades deportivas al aire libre durante todo el año es Kayak Pico Azul, formada por técnicos deportivos, licenciados en educación física, biólogos y filólogos y pionera en el descenso de ríos de aguas bravas en toda Castilla y León, además de ser una de las primeras compañías con la marca de Turismo Activo reconocidas en la comunidad.

Uno de los responsables de la empresa, Pablo Escobar, nos habla de los principales territorios de la provincia en los que desarrollan las actividades relacionadas con el barranquismo, donde los ríos encajonados son los protagonistas. Uno de ellos es Vegarada, un paraje natural formado por valles que se esconden entre los picos de los montes cantábricos, donde el río Curueño «sirve de iniciación para los inexpertos, se hacen deslizamientos por los toboganes naturales y también rafting». En el pueblo de Montrondo, situado en Murias de Paredes, el responsable explica que en el río Omaña «se hacen saltos de hasta siete metros», algo no apto para todos aquellos que padezcan de vértigo o acrofobia, aunque Pablo Escobar asegura que «es opcional hacerlos porque mucha gente no se atreve a saltar desde esas alturas». Además, el arroyo de Valdecésar es otro de los espectaculares enclaves naturales en los que se puede practicar el descenso de barrancos. Aunque puede hacerse durante todo el año, desde Kayak Pico Azul recomiendan realizar este deporte en las fechas que van desde marzo a octubre, dependiendo del barranco y del número de personas, ya que tiene que haber un mínimo de cuatro.

Además del barranquismo, en el que se combinan deportes como la escalada o la natación, otra de las actividades que está en auge en la provincia y una de las más demandadas es el curso de aguas de Valporquero en el río Torío, «muy refrescante para el verano», tal y como asegura Escobar. Este año se celebra el 40 aniversario de este descenso, que es recomendable hacerlo en primavera porque en esa estación por el río corre una gran cantidad de agua. El encargado de la empresa explica que el barranco en el que se desarrolla el deporte está situado «dentro de una cueva, y es una actividad que dura unas 4 horas en las que se hacen saltos, descensos por toboganes naturales, rafting, escalada y un curso de iniciación al kayak en aguas bravas». Una actividad muy completa e imprescindible para los amantes del deporte al aire libre.

Las propuestas que Kayak Pico Azul presenta se adaptan a todos los públicos. Los ríos de la provincia en los que se practica el rafting son el Porma y el Esla, ya que ambos reúnen las condiciones óptimas para descender por el agua de sus cauces en lanchas neumáticas, estando el primero más destinado a adultos y el segundo a niños, aunque en función de la condición física de cada persona se podrán realizar unos tramos u otros. Por otro lado, los campamentos también están presentes cuando comienza el buen tiempo. Este año el Calleja Summer Camp impartido por el leonés Kike Calleja ha ofrecido actividades como escalada, tiro con arco, orientación o pesca, todas ellas en inglés para que los jóvenes aprendan mientras pasan un verano lleno de aventuras, al igual que en los Campamentos Multiaventura que sirven de iniciación a los deportes practicados en la naturaleza.

A todas estas prácticas se le unen otras como el piragüismo, el senderismo o la espeleología, en las que la seguridad de los participantes es una prioridad. Una vez que termine el verano y la nieve comience a cubrir las montañas y a teñir de blanco los verdes paisajes de la provincia leonesa Kayak Pico Azul comenzará a preparar sus actividades invernales. Algunas de estas son los recorridos con raquetas de nieve por las elevaciones montañosas y los cursos de escalada en hielo para los más atrevidos.

SERGIO LÓPEZ

colgados en mitad de la montaña