sábado. 28.01.2023
Las autoridades sanitarias dieron ayer un nuevo paso en lucha contra el tabaco. La ministra de Sanidad, Ana Pastor, y los consejeros de las comunidades autónomas aprobaron un plan de lucha contra el tabaquismo que contempla la prohibición de la venta de cigarrillos a los menores de 18 años. El pleno del Consejo Interterritorial de Sistema Nacional de Salud refrendó las propuestas del Ministerio de Sanidad, que presentó un documento con miras a que en el año 2007 todas las empresas garanticen el derecho a trabajar en un espacio libre de humos. Las medidas se implantarán a lo largo del periodo comprendido entre el 2003 y el 2007. Con la iniciativa se quiere reducir una adicción que en España engancha al 36% de la población general y provoca la muerte de 56.000 personas al año. Si todo funciona según lo previsto, dentro de cuatro años, en al menos la mitad de los centros de trabajo deberá colgar el cartel de «prohibido fumar». El texto describe los requisitos que han de tener las salas que se habiliten para los fumadores irreductibles. Al mismo tiempos se estipulan una serie de sanciones para los infractores. El plan se propone evitar que caigan en el señuelo de la nicotina los más jóvenes, grupo, junto a las mujeres, al que se dirige en buena medida la estrategia comercial de las tabaqueras. Además, los estudios demuestran que el 80% de los fumadores caen en los tentáculos del tabaco antes de los 18 años. Con el propósito de atajar esta tendencia, se perseguirá la venta de cigarrillos sueltos a menores. Al mismo tiempo, los fabricantes habrán de dotar a las máquinas expendedoras de un mecanismo que haga imposible despachar cajetillas a los menores de edad. El diseño de una tarjeta electrónica que identifique al comprador tiene bastantes posibilidades de prosperar. De acuerdo con lo aprobado ayer, subirán los impuestos sobre el tabaco y éste quedará excluido del cómputo del Índice de Precios al Consumo. En la cruzada para reducir los adictos al tabaco se arbitran unos plazos. A partir de este mismo año no se podrá fumar en ningún centro educativo, sanitario ni organismo público. En 2005, no se podrá encender ningún pitillo en las empresas que desarrollen su labor de cara al ciudadano. Para 2007, se pretende que en ningún centro laboral se respire aire viciado por el alquitrán del tabaco.

El Consejo Interterritorial prohíbe desde hoy la venta de tabaco a los menores de 18 años
Comentarios