miércoles. 06.07.2022
No le faltaba más al sector ganadero leonés que verse inmerso en una situación de avance de la brucelosis. La bacteria ya está localizada entre la cabaña ganadera que pasta entre las montañas próximas a Prioro, den donde se han confirmado ya decenas de reses de vacuno infectadas. Los fantasmas del pasado, que arruinaron y acabaron con la ganadería de la montaña leonesa a finales del pasado siglo y a comienzos de la presente década, vuelven a aparecer por el flanco norte de León, donde los nubarrones sobre el futuro de sus gentes, que tienen en este medio de vida su principal sustento, son cada vez más negros. El problema no se limita a esa zona, ya que la brucelosis se extiende sin control hacia el sur y gana terreno entre la provincia leonesa, según denuncian los representantes de los ganaderos. «Ha habido una dejadez asombrosa en las funciones del control del ganado que entra de fuera de León a pastar a las zonas comunales, a los puertos, incluso con la fauna, que podría actuar como reservorio de la bacteria y como transmisor directo a los rebaños de vacas», denuncias los propietarios de ganado en la montaña de León, seguros de que el sector no será capaz de aguantar un envite como el que sufrió a finales de los noventa cuando la brucelosis se llevó por delante la mayor parte de las reses. «Ya está aquí otra vez, y parece que nadie tiene la culpa, que nadie ha permitido entrar reses de otras zonas contaminadas, que estos llegó como caído del cielo». dicen. Y no hablan del mal de la lengua azul, tema de actualidad en cualquier conversación del sector ganadero, que achaca al virus la responsabilidad de las muertes masivas de ganado. Se refieren a la brucelosis. Otra vez ahí, arruinando más al norte de León.

Decenas de positivos de brucelosis acorralan aún más al sector