martes 2/3/21
BARRIO DEL EJIDO | MI ILUSTRE VECINO | GUMERSINDO RODRÍGUEZ. PRESIDENTE ALLE

«Del Ejido destacaría sobre todo que es un barrio tranquilo»

Sin abandonar el barco . Gumersindo pasó muchas horas en alta mar, aunque ahora el embate es la falta de ayudas para la asociación que preside. Gracias a su empuje, muchos laringectomizados de León han podido mejorar su calidad de vida.
bruno moreno

El Ejido ha sido siempre un barrio solidario. Nació por voluntad de muchos de aquellos leoneses que cambiaron el campo por la ciudad a mediados del siglo pasado y lo sigue siendo. Alle, la Asociación de Laringectomizados de León, tiene su sede en un edificio que se levanta entre dos de sus principales calles. Reino de León, frontera con Santa Ana, y Juan XXIII.

Aunque les separen algunas décadas -Alle nació en 1991-, el barrio del Ejido y esta asociación dedicada a «promover una estrecha y fraternal solidaridad entre todos los laringectomizados y mutilados de la voz y asistirles en caso necesario», como dice su presentación en la red de redes, hablan de lo mismo, de ese León solidario donde lo mejor son las personas. Pero no se puede hablar de Alle sin hablar de Gumersindo Rodríguez, algo más que su presidente. Mucho más, sin duda.

«Ya son 19 años en el Ejido», comenta este ilustre vecino. Ilustre porque ha logrado que su asociación dé nombre a una calle de León y vecino, porque aún no vive en el Ejido, en el Ejido pasa muchas horas del día. «Del barrio destacaría la tranquilidad. A la asociación vengo todos los días salvo que este de viaje o enfermo», explica

Gumensindo le gusta su ciudad. Sobre todo, los entornos de la Catedral y de San Marcos, aunque haya vivido en muchos otros sitios: Astorga, País Vasco... como fui marino he recorrido el mundo y como presidente de Alle he estado en muchos países de Europo y America».

Su recorrido por el barrio muestra también su vida tranquila, a caballo entre su familia y sus compañeros de Alle. En el taller de Julio, donde arregla el coche y cambia el aceite; en la farmacia del barrio, en uno de los bares de la zona y en el kiosko de la esquina. «Mi vida es muy tranquila, como el barrio», dice.

Lo que no olvida Gumersindo es dar a conocer su asociación, pero no en primer persona, sino por lo que representa para muchas personas que han perdido la voz. Desgraciadamente, la situación de Alle en estos momentos es «preagónica», denuncia. «Es muy triste -añade-que una asociación líder en el mundo, con un Coro único y con un reconocimiento por el Consejo Mundial de Otorrinolaringología, para la recuperación del olfato y el sabor, con la única escuela de monitores de España, además de infinitos reconocimienos de todo el mundo y que en España ganó el primer premio a la mejor atención al paciente, al que se presentaron fundaciones, federaciones y asociaciones de toda España, desaparezca (a Gumersindo le gustaría poner esta palabra en mayúscula) por falta de unas pequeñas ayudas, viendo como vemos todos los días tanta corrupción y despilfarro. No solo es muy triste sino que hace en este país nuestro el aire sea irrespirable. Claro que tenemos los que merecemos, aunque yo creo que deberíamos pensar no solo en nosotros , sino en nuestros hijos y nietos».

Aunque no corran buenos tiempos, Alle y el barrio del Ejido, al menos seguirán juntos como hogar de acogida para los laringectomizados de León. La situación les ha llevado a prescindir de muchos profesionales médicos imprescindibles para hacer su vida mejor. Incluso la revista se la ya llevado la crisis; ahora reconvertida en un perfil en Facebook. Pero como buen marino, Gumersindo no abandonará el barco.

«Del Ejido destacaría sobre todo que es un barrio tranquilo»