domingo. 03.07.2022

El Juzgado de Instrucción número 5 de León archivó la causa abierta tras la denuncia de una estudiante que aseguró haber sido objeto de abusos sexuales y bullying. Un auto de la instructora refiere que no está probada la veracidad de las acusaciones y las atribuye a una reacción para ganarse la atención de sus compañeros «porque no le hacían caso».

«Del resultado del estudio de las declaraciones efectuadas por la menor ante este equipo psicosocial, se detecta falta de coherencia, numerosas contradicciones e inconsistencia en su relato, por lo que se concluye que dicho relato carece de los criterios de fiabilidad y validez necesarios para tenerlo en consideración».

Destaca también la jueza instructora la conclusión de los peritos según la cual la menor está muy dañada y en su relato existe una base real, «pero esta base parece encontrarse sin ninguna duda, tal y como se recoge en la resolución impugnada, en el malestar de la menor al sentirse rechazada por sus compañeros de clase, como efectivamente pudieron comprobar al ir a hablar con el Instituto, así como por la familia paterna e incluso de su propio padre, de quien dice que quiere más a su hermano que a ella».

El auto acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de las diligencias en cuanto que la víctima reconoció finalmente que no son ciertos algunos de los hechos declarados ante la Guardia Civil tales como las agresiones de las que había sido objeto por parte de sus compañeras de clase, igual que la amenaza que se decía hecha por otra compañera en el verano de 2019 cuando la denunciante iba acompañada de una amiga y reconoce además que la supuesta testigo que le acompañaba en el momento de los hechos no existe; y se fundamenta también el auto en el hecho de que una prima de la víctima aseguró que son falsos los tocamientos que ella dice haber sufrido cuando ambas iban juntas al baño en la casa de su abuela que el investigado se metía también en el baño, con el particular de que una amiga muy estrecha nunca había escuchado nada de que le hubiera pasado algo con su tío en el monte o que se hubiera metido en la cama con ella y le hiciera tocamientos, a pesar de que muchas veces dormían juntas en la cama y hablaban antes de dormir de cómo habían pasado el día.

El forense concluye que la víctima «presenta una total capacidad para construir un discurso tanto falso como verdadero, no pudiendo derivarse del mismo la realidad o no de lo narrado».

Denuncia por acoso a compañeros de clase porque no le hacían caso