jueves 26/5/22

El último informe de Infraestructura del efectivo y vulnerabilidad en el acceso al efectivo en España concreta que casi 75.500 leoneses no tienen dónde conseguir dinero efectivo a una distancia razonable. Una situación que convierte a la provincia de León en una de las más afectadas por la carencia de oficinas bancarias o cajeros automáticos y que se suma a la falta de servicios de los que ya carecen.

Otro informe reciente hacía referencia a que en el medio rural, sus vecinos tienen que recorrer al menos 22 kilómetros para acceder a los servicios básicos de la sociedad del bienestar.

La vulnerabilidad financiera de la provincia de León es «muy alta», ya que de los 211 municipios que salpican el territorio leonés, hay 143 hay que no cuentan ni con oficinas ni con sucursal bancaria, frente a los 68 que si gozan de este servicio, al menos a menos de cinco kilómetros de distancia de las poblaciones. León ocupa el quinto lugar en el ránking nacional de las provincias con un mayor porcentaje de población sin acceso a los servicios con un 16,5%.

El cierre de sucursales y la desaparición de algunas en las zonas menos pobladas del país abrió el debate sobre el peligro de exclusión financiera de la población, algo que el sector lleva años tratando de frenar con sucursales con muy baja rentabilidad, agentes financieros o alternativas como los ofibuses o acuerdos con Correos. De momento, será esta última empresa pública la que, a través de los 160 carteros de la provincia la que ayudará a los vecinos del medio rural a conseguir dinero en efectivo. La Diputación de León llegó a un acuerdo con Correos para que los carteros se conviertan en agentes financieros en los pueblos para dar servicio a los vecinos que ya no tienen acceso a una entidad bancaria en su localidad. Una lista de localidades que va en aumento con el cierre de las quince oficinas que clausurará Unicaja en este mismo año con su plan de reestructuración lanzado tras su fusión con Liberbank y que se llevará a cabo antes de este verano.

Una sangría que deja sin servicio a los pueblos de la España vaciada