lunes 18/10/21

El Páramo, autonomía y no comarca

Un estudio sobre los perjuicios de la vinculación de la región Leonesa a la Comunidad formada con Castilla revela que el 82% de la despoblación se concentra en las provincias de León, Zamora y Salamanca
Unos perros al sol en una calle vacía de un pueblo de León. JESÚS F. SALVADORES

Un estudio del profesor Carlos Javier Salgado analiza los perjuicios económicos y demográficos que para la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca) ha provocado su inserción en la Comunidad Autónoma de Castilla y León desde su creación en 1983.


La Región Leonesa se convirtió en la tarde del miércoles en protagonista en el edificio del Reloj de Tábara (Zamora), al acoger una conferencia y el acto de presentación del libro ‘La cuestión económica de la Región Leonesa’, del doctor en Estado de Derecho y Buen Gobierno (Ciencias Políticas) por la Universidad de Salamanca, Carlos Javier Salgado Fuentes.

 

Según el colectivo ‘Ciudadanos del Reino de León’, el autor salmantino analizó la evolución socioeconómica que están teniendo las tres provincias desde 1983, remarcando los prejuicios que ha supuesto para sus economías.

 

Como ejemplo de esta situación, Salgado recordó el hecho de que en dicho periodo el 82% de los habitantes perdidos por la autonomía se hayan concentrado en la Región Leonesa.

 

Asimismo, Salgado abordó numerosos datos que ofrecen diversos índices oficiales como los que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE) en materias como la demografía, la renta per cápita, las tasas de juventud y vejez, o el crecimiento vegetativo, entre otros. De este modo, el autor señaló el hecho de que la Región Leonesa se haya convertido en la región española con peor crecimiento vegetativo, remarcando la gravedad de los datos de Zamora especialmente, donde los fallecimientos ya triplican a los nacimientos.

 

Por otro lado, Salgado apuntó cuestiones como el aumento de la brecha salarial entre las dos regiones que forman la autonomía, habiendo pasado la diferencia de 2.300 euros anuales en 1995 a los 4.000 euros en que supera la renta per cápita castellana a la leonesa actualmente.

 

A todo ello se sumaron muchos otros datos, como el aumento de la brecha entre León y Castilla en materia de envejecimiento, el desfase de funcionarios autonómicos en la parte leonesa de la autonomía, que conlleva que en Zamora, Salamanca y León haya menos funcionarios de la Junta de los que corresponderían por población.

 

También resaltó algunos aspectos más positivos como el hecho de que la Región Leonesa sea una de las regiones líderes en producción eléctrica, o que atesore en torno al 85% tanto de la capacidad de embalsado como de los indicios minerales del conjunto de la comunidad autónoma.

 

De este modo, el politólogo salmantino expuso durante cerca de hora y media un diagnóstico a fondo de la situación actual de la Región Leonesa, en una actividad organizada por el Colectivo Ciudadanos del Reino de León y la editorial Cultural Norte, que contó con la colaboración del Ayuntamiento de Tábara.

 

Resulta alarmante para el colectivo que mientras que en el año de 1983 la Región Leonesa tenía tres nacimientos por cada muerte de uno de sus ciudadanos, en la actualidad los indicadores muestran la inversión de aquella tendencia, cifrándose el decrecimiento demográfico en cinco fallecimientos por nacimiento.

 

El problema no sólo está presente en esta región española, sino que es compartido por otros muchos territorios españoles, pero en este sentido lamentan que el eco de los medios de comunicación visualice únicamente determinadas partes de España, y obvie los datos de la Región Leonesa, Cáceres, y Ourense.

El Páramo, autonomía y no comarca