domingo 05.07.2020
Familias en pie de guerra

Las familias lanzan una campaña para eliminar el bilingüismo de los colegios

Felampa abre una recogida de firmas para exigir a la Junta que retire la obligatoriedad del programa
Clase impartida en un colegio de León que cuenta con el modelo bilingüe.
Clase impartida en un colegio de León que cuenta con el modelo bilingüe.

Las familias leonesas se han puesto en pie de guerra para exigir a la Junta que retire la obligatoriedad del programa bilingüe, con el que los escolares tienen al menos tres asignaturas en otro idioma. Un planteamiento que los padres ven negativo ya que no consideran «oportuno escoger una materia como excusa para aprender un idioma extranjero», porque los «contenidos son más fácilmente asimilables en la lengua materna y, por lo tanto, su adquisición más eficaz si se enseñan en español». Por este motivo, desde la federación de asociaciones de padres y madres, la Felampa, han lanzado ya una campaña de firmas, para sumar los máximos apoyos de toda la sociedad, que obligue a la Junta a dar marcha atrás a este programa que se implantó de forma experimental en el curso 2006/2007.

«La solución no es explicar dos veces la materia, una en inglés y otra en español ya que esto supone una pérdida de tiempo innegable y un esfuerzo absolutamente innecesario», precisa desde la Felampa Arsenio Martínez, quien explica que un alumno, tras haber estudiado ciencias sociales en inglés, «habrá adquirido un nivel mucho más bajo en esta materia que si la hubiera cursado en español». A todo ello añade la inversión que tienen que realizar los padres para que sus hijos acudan a clases extraescolares o de refuerzo en inglés, «lo que supone una injusta desventaja» para las familias que no pueden permitirse estos gastos extras.

En el informe que elaboró la propia Junta para analizar el sistema bilingüe en 2017, un decenio después de su implantación, indicaba que el 40% de los niños que cursaban sus estudios bajo este sistema tenían que acudir a clases particulares o de refuerzo y que cerca de un 43% de los padres percibía «dificultad» en la educación bilingüe. Está previsto que el próximo curso se comience a aplicar el modelo revisado de la Junta y que incluye la extensión de las clases en un segundo idioma a la etapa de Infantil.

Frente al estudio lanzado por la Consejería de Educación hace dos años, el sindicato Stele realizó un segundo informe que reflejaba que uno de cada tres alumnos abandonaba el modelo bilingüe al pasar a Secundaria. De hecho, en la provincia de León este curso hay 133 secciones bilingües —de ellas 125 son de inglés, dos de francés y otras dos de alemán a las que se suman cuatro centros British—, lo que representa el 60% de los centros, tanto de Primaria como de Secundaria. Un porcentaje que ha ido en aumento en los últimos años y que se centra principalmente en los colegios, con tan sólo una decena de institutos, aunque los concertados también extienden su formación hasta este nivel educativo. Una de las principales condiciones para ir abandonando el bilingüismo a medida que se sube de curso es que, finalmente, la selectividad o la Ebau sigue siendo en castellano.

También los profesores

Los padres se suman así a las críticas ya lanzadas por los sindicatos de profesores, desde donde siempre se han reclamado más clases en inglés y con el apoyo de profesores nativos para mejorar el segundo idioma, frente a la impartición de materias en él como las ciencias sociales o naturales, la educación física, música o artes, que suelen ser las que más escogen los centros para impartir en otra lengua.

Otra de las críticas, también apuntada por el anterior consejero de Educación, Fernando Rey, es el nivel de los docentes que tienen que impartir estas materias, ya que sólo cuentan, en el mejor de los casos con el nivel B2, es decir, un nivel intermedio.

Los padres también creen que los alumnos tienen que contar, en Primaria con «el mayor número de posibilidades de redactar en su lengua materna para afianzar el registro formal y perfeccionar su ortografía y puntuación», con lo que esto se les priva si la educación se imparte en otro idioma, a lo que añaden que existen varios métodos y técnicas para aprender inglés con desdobles de grupos y un aumento del número de horas de esta materia. «Consigamos que los alumnos aprendan inglés y no los forcemos a un ejercicio memorístico de listas interminables de vocabulario. La historia, las ciencias naturales o la música no son eso, son mucho más», concluyen los padres su argumentación contra el bilingüismo.

Las familias lanzan una campaña para eliminar el bilingüismo de los colegios