sábado 23/10/21
Sucesos

La Guardia Civil analiza las lagunas de la violación de la leonesa en Formentera

Intentan determinar los motivos de la tardanza en la denuncia y cómo le obligaron a fumar crack
DL26P9G1

La Policía Judicial de la Guardia Civil en la demarcación de Ibiza-Formentera trata de esclarecer las circunstancias que motivaron el retraso de tres días en la denuncia de la joven leonesa violada en la isla a finales de julio y en qué circunstancias se produjo el primer contacto entre los tres jóvenes marroquíes acusados de los hechos, uno de los cuales permanece en busca y captura tras haberse dado a la fuga después de que conoció la investigación policial.

La jueza instructora de la causa decidió poner en libertad con cargos a los otros dos sospechosos, que ofrecen unan versión diferente a la de la víctima. Es fórmula habitual en la judicatura que cuando hay indicios suficientemente sólidos de un delito de estas características, se decrete la prisión provisional de los investigados, circunstancia que no se da en este episodio, señal de que no hay pruebas suficientemente concluyentes o de que se considera que la mayor carga de culpabilidad recae en el tercer acusado huido, si bien la versión de la afectada es que se trató de una violación grupal.

Rueda identificativa

La víctima no pudo llegar a reconocer a sus agresores por el estado de intoxicación que sufría

También se indaga en la versión que ofrece la denunciante respecto a los motivos por los que continuó de vacaciones en las islas tres días más después de los hechos, al término de los cuales decidió presentar la denuncia en Palma de Mallorca ante la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, que derivó las detenciones a la Guardia Civil de Formentera, por una cuestión de jurisdicción. Sí que consta que la joven sufrió lesiones consistentes en quemaduras con cigarrillos y con cucharillas a gran temperatura, así como cortes con cuchillas. Todos estos extremos figuran en el avance del análisis médico de los forenses, aunque una vez más en las declaraciones de las partes, los motivos que se dan sobre las circunstancias en las que se produjeron, son bien distintos.

Agresión continuada

La joven denunció que sufrió una agresión sexual continuada y que fue torturada con quemaduras de cigarrillos y cucharillas ardiendo, además de drogada con cocaína y crack para que no opusiera resistencia. La Benemérita también pone en el objetivo de sus investigaciones conocer qué circunstancias rodearon al consumo de crack que la víctima asegura que fue obligada a fumar. También pone el foco la investigación en conocer qué método se usó para obligar a fumar esta sustancia a la denunciante y cómo consiguieron hacer los agresores que fumara contra su voluntad.

Restos

En el lugar de los hechos se hallaron numerosas jeringuillas y bastantes cantidades de basura

La víctima es una joven de 19 años natural de León, vecina de Mallorca pero que se encontraba trabajando en un establecimiento de hostelería de Formentera. Cuando se le acabó el contrato con esta empresa decidió quedarse unos días en la más pequeña de las Pitiusas para tomarse unas vacaciones. Fue entonces cuando se produjo la presunta agresión.

Tres implicados

Según la Guardia Civil, el cuerpo encargado de la investigación del caso, habría tres implicados en la violación grupal. Se trataría de tres hombres, de origen marroquí. Dos de ellos tienen 32 y 37 años y, según fuentes de la investigación, no tenían ninguna relación con la víctima.

Los hechos denunciados se produjeron, presuntamente, a finales de julio en una casa derruida de Sant Ferran de Ses Roques, donde los agresores la mantuvieron durante más de catorce horas para agredirla sexualmente.

Jeringuillas y basura

En sus primeras pesquisas, los agentes revisaron la casa derruida de Sant Ferran donde, presuntamente, se produjeron los hechos. Allí, realizaron una inspección ocular y encontraron un colchón ajado, varias jeringuillas y una enorme cantidad de basura acumulada en el suelo.

Cuando los acusados fueron detenidos, fueron sometidos a una rueda de reconocimiento para que la víctima pudiera identificarlos. Según fuentes cercanas al caso que recoge El Periódico de Ibiza, la víctima tuvo problemas para reconocer a sus agresores porque en el momento de la agresión estaba muy anulada por los efectos de las drogas

La Guardia Civil analiza las lagunas de la violación de la leonesa en Formentera
Comentarios