miércoles. 10.08.2022

La Junta de Castilla y León ha subvencionado 78 proyectos empresariales en diferentes campos relacionados con la salud, a través de líneas relacionadas con I+D, que han recibido una subvención de 15.487.765 euros y han supuesto una inversión de 38.058.303 euros en actividades de investigación por parte de las empresas.

Así lo destacó el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, que claurusó la jornada ‘ Perte Salud Vanguardia en Castilla y León’, en el que los expertos analizaron las oportunidades ligadas al sector salud que tiene el plan para los centros de investigación y empresas de la Comunidad.

Entre las ayudas de la Junta, el consejero destacó la convocatoria de I+D que la Comunidad lanzó en 2019 en el contexto de la pandemia para orientar proyectos empresariales que aportasen soluciones innovadoras a la crisis provocada por el covid-19 relacionadas con equipos de protección, productos sanitarios, plataformas tecnológicas y productos farmacológicos, entre otros.

Asimismo, señaló que el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) Salud de Vanguardia en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que prevé movilizar 1.469 millones de euros para impulsar la I+D+i en el sector salud hasta 2023, es una «oportunidad» para afianzar el posicionamiento de este sector en la Comunidad.

Así, como pone de manifiesto el Perte de la Salud de Vanguardia, tanto la medicina personalizada como los nuevos medicamentos de terapia avanzada son una «ocasión» para mejorar la salud de la población de Castilla y León y, a su vez, abren un campo para generar valor económico vinculado a la industria de la ciencia, la innovación y la digitalización, ha apuntado.

En la jornada, organizada por el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) de la Junta, en colaboración con ITCL Centro Tecnológico, AIR Institute y Centro Tecnológico CARTIF, el consejero destacó el apoyo de la Administración autonómica a los proyectos innovadores que contribuyen al fortalecimiento del tejido empresarial, tanto a través de líneas de ayuda, como impulsando el emprendimiento innovador.

Asimismo, Fernández Carriedo señaló el aumento en Castilla y León del número de publicaciones científicas tras la pandemia provocada por el covid-19, en 2020 fue un 64,13 por ciento superior al de cinco años antes, y de ensayos clínicos con un 19,2 por ciento más en 2020).

Red de salud

También destacó la red de Castilla y León vinculada al campo de la salud formada por universidades y centros de investigación asociados; infraestructuras científicas y técnicas singulares; centros tecnológicos con gran especialización biotecnológica, industrial y TIC; clústeres en el ámbito de la salud; parques científicos y tecnológicos; una bioincubadora gestionada por ICE en colaboración con el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas); y «una importante presencia de empresas de gran prestigio en el campo de la salud».

El desarrollo de nuevas capacidades en el sector y la digitalización de las existentes, asegurará un tejido industrial competitivo y con autonomía para ofrecer soluciones a la sociedad y oportunidades a todos los agentes vinculados a la sanidad, concluyó el consejero.

La industria sanitaria se apunta al Perte Salud de Vanguardia