martes. 05.07.2022
Si el dinero se mantiene sin rentabilidad en los bancos, la inflación y las comisiones reducen su valor. EFE
Si el dinero se mantiene sin rentabilidad en los bancos, la inflación y las comisiones reducen su valor. EFE

Tener el dinero parado en el banco, o guardarlo en la viga, es en tiempos como los actuales la forma más segura de perder parte de lo ahorrado. Con tipos de interés en el entorno del 0%, comisiones bancarias al alza e inflación creciente, los ahorros pierden rápidamente capacidad de compra. Y eso es lo que les está pasando a muchos leoneses. Tradicionalmente conservadores en sus inversiones, siguen guardando un volumen muy importante de dinero en cuentas que no arriesgan, pero desde hace años tampoco ofrecen rentabilidad. La inflación y las comisiones se van comiendo así los recursos. Y este año el IPC va a dar un mordisco importante a ese dinero parado. Puede que esté seguro. Tan seguro como que está perdiéndose poco (o no tan poco) a poco.

Según el último dato publicado por el Banco de España, en septiembre los leoneses tenían en cuentas a la vista 11.357 millones de euros. Cuentas que desde hace tiempo no ofrecen remuneración. Sin contar con las comisiones y otros gastos, y a falta del incremento de la inflación que marque finalmente diciembre, estos ahorros han perdido este año 772 millones de euros de capacidad de compra. El 6,8% que el IPC se ha incrementado en la provincia entre enero y noviembre. 

Además, los ahorradores locales guardan otros 1.144 millones de euros en depósitos a plazo. Salvo los que vengan de antiguo, estas herramientas hace también mucho tiempo que no ofrecen rentabilidad. Si se juntan las dos cantidades, la pérdida de valor de los 12.501 millones de euros que los leoneses guardan en depósitos se dispara hasta los 850 millones de euros. 

Mientras los tipos de interés se mantengan en niveles cero o muy bajos los bancos no ofrecerán rentabilidad por tener el dinero parado. Y el Banco Central Europeo no parece dispuesto a subirlos, en la actual situación de incertidumbre económica. Así que la ecuación parece clara: si se tiene el mismo ahorro y los productos y servicios son más caros, la capacidad de compra se reduce. Tener el dinero guardado sin ningún tipo de rendimiento hace que pierda valor. 

Es difícil para un ahorrador conservador optar por otro tipo de inversiones, pero la inflación es un enemigo silencioso (y también desconocido) del ahorro.

El IPC se come 772 millones del ahorro que los leoneses tienen parado en cuentas