domingo. 27.11.2022

León, el camino más recto al espacio

Alumnos de Aeroespacial de la Universidad Alfonso X y la empresa B2Space lanzan un microsatélite desde el Aeródromo Militar

Un grupo de estudiantes de Ingeniería Aeroespacial la Universidad Alfonso X el Sabio, en colaboración con la empresa de tecnología aeroespacial B2Space y el Ejército del Aire y del Espacio, testaron el microsatélite UAX II, desde la pista 23 del aeródromo militar de León, con el objetivo de validar tecnología para futuros vuelos espaciales. León suma así otro experimento a los proyectos que ya se llevan a cabo desde la plataforma militar, como el que está desarrollando la empresa Ecosat y que es otra muestra más del potencial leonés para lograr la Agencia Espacial por la que pelea León con otras ciudades desde que el Gobierno anunciase la descentralización de esta institución recientemente creada y aún sin sede.

La plataforma estratosférica permitirá realizar pruebas y desarrollar equipos espaciales de una manera «eficiente y rápida», tanto a instituciones como a empresas, según fuentes de la universidad madrileña.

Desde las mismas instalaciones, el año pasado se lanzó el microsatélite UAX-I, cuyo objetivo fue, entonces, el control de las masas forestales y los cultivos. El microsatélite alcanzó los 22 kilómetros de altitud.

Este vuelo es la culminación a seis meses de trabajo dentro del programa Fly your cubesat, en el que un grupo de estudiantes de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Alfonso X el Sabio diseñan, construyen y vuelan en el borde del espacio un satélite de pequeñas dimensiones (cubesat), para realizar distintas misiones, con el apoyo del equipo de la empresa B2Space, que ejerce de guía y asesora en el proceso.

Asimismo, la empresa DHV Technologies ha donado al proyecto un panel fotovoltaico espacial para estudiar la variación de la eficiencia con la altitud.

El jefe de Estudios del Grado en Ingeniería Aeroespacial, Ricardo Atienza, explica que el satélite UAX-II «cuenta con un equipamiento para la realización de la misión de caracterización del entorno en la estratosfera y validar tecnologías para futuros vuelos espaciales, compuesto por un magnetómetro con objeto de medir experimentalmente la variación del campo magnético en la estratosfera y un panel fotovoltaico espacial, donado por la empresa DHV Technologies, para estudiar la variación de la eficiencia con la altitud».

Por su parte, el estudiante de Ingeniería Aeroespacial en UAX y líder del proyecto, Abraham González, señala que «ha sido toda una experiencia inolvidable, no solo por el hecho de lanzar desde una base militar y trabajar en equipo, sino por todo lo aprendido». «En este tipo de proyectos transversales te enfrentas a problemas reales que te forman con el perfil de ingeniero más completo posible», destaca el alumno de la Universidad Alfonso X.

León, el camino más recto al espacio
Comentarios