sábado 21/5/22
Investigación

Un profesor de León necesita 39 años para conseguir el salario tope ¿Cuántos precisa un vasco?

Los desequilibrios territoriales provocan diferencias de hasta 360 euros entre lo que gana un profesor en la provincia y otro de Euskadi, en perjuicio del leonés
profesor
Un profesor en una clase vacía de un colegio. PACO SANTAMARÍA

Los maestros y profesores españoles son los que tienen el salario máximo más bajo de los países de su entorno, sólo superando a los profesionales italianos, y además son los que necesitan trabajar más tiempo para alcanzarlo, hasta 39 años. En el mismo se analiza también la diferencia entre las comunidades autónomas españolas y se pone de manifiesto que los de Castilla y León, Extremadura y Andalucía son los salarios de docentes más bajos.

Así lo revela el informe 'Retribuciones salariales del profesorado. Comparativa con los países europeos de nuestro entorno', que ha dado a conocer este martes el Sector de Enseñanza de UGT Servicios Públicos, y que compara las retribuciones de los docentes españoles con las de sus homólogos de: Alemania, Austria, Dinamarca, Finlandia, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza.

Según ha expuesto la responsable del Sindicato de Enseñanza Pública de UGT Servicios Públicos, Marisa Vico, al igual que sucede en la comparativa a nivel europeo, el informe también detecta diferencias salariales dentro de España, al variar las retribuciones del profesorado según la comunidad autónoma en la que realicen su labor.

Sin tener en cuenta a las comunidades insulares y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla que presentan características especiales, los salarios más altos los obtienen los docentes de Asturias, Murcia y País Vasco, mientras que los más bajos se encuentran en las comunidades de Extremadura, Andalucía y Castilla y León.

Especial particularidad representa el profesorado de la comunidad autónoma de Aragón que, pese a partir con el salario inicial más bajo, mejora su posición conforme avanzan los años, saliendo de las últimas posiciones a partir de los 15 años de antigüedad; el caso de los docentes de Castilla y León y Extremadura es, justamente, el inverso.

Destaca también la situación del profesorado madrileño en la etapa de Secundaria y FP donde, a pesar de ir incrementando significativamente el importe que percibe a lo largo de su carrera, no puede compensar el hecho de percibir unas retribuciones iniciales únicamente inferiores a las de los docentes de Aragón. Esta desventaja supone que, pese a ser una de las comunidades autónomas que genera más riqueza, sus docentes perciban unas retribuciones inferiores al resto, exceptuando al profesorado extremeño (el que menos retribuciones percibe), andaluz, castellano y leonés y aragonés.

Estas diferencias superan los 200 euros mensuales respecto al profesorado vasco, 320 euros en FP, y los 120 euros mensuales respecto a los docentes asturianos.

En el ámbito de la gestión retributiva que tienen las distintas Administraciones educativas, UGT también observa la disparidad de criterios a la hora de aplicar complementos y retribuciones a los docentes en cada comunidad autónoma, a pesar de ser cuerpos estatales.

La situación del Complemento de Formación permanente es para este sindicato, quizá, el mejor ejemplo. Las cantidades que se perciben por el mismo oscilan entre 420,86 euros mensuales que percibe el profesorado en Extremadura y los 613,94 euros mensuales que perciben en Comunidad Valenciana, a pesar de ser necesarios los mismos requisitos para poder obtenerlo. Significativo es el caso de Euskadi donde solo se reconocen tres sexenios, en vez de los cinco que tienen en el resto de comunidades, con la consiguiente merma en sus retribuciones.

Ámbito europeo

El informe muestra que los maestros de Educación Primaria de España tienen un salario inicial (30.550 euros brutos anuales) únicamente superior al de los docentes de Francia (26.537 euros), Italia (24.297 euros) y Portugal (22.351 euros), y siendo inferior a la media de los países analizados (41.349 euros).

Sin embargo, con respecto a los ingresos máximos que pueden llegar a alcanzar al final de su carrera profesional, los españoles cobran 43.526 euros, por debajo de sus compañeros, salvo Italia (35.373 euros), y solo ligeramente por encima de los docentes finlandeses (43.273 euros). De este modo, los españoles también se encontrarían por debajo de la media de los 14 países analizados (63.513 euros).

Según indica el informe, destacan los sueldos de los maestros de Luxemburgo y Suiza: hasta 67.391 euros cobraría un maestro luxemburgués al inicio de su carrera, salario que aumenta a los 75.012 euros en el caso de los suizos, mientras que el máximo que pueden llegar a percibir ambos supera los 100.000 euros (119.057 euros en el caso de Luxemburgo y 114.246 euros los suizos).

Además, los maestros españoles tardan de media unos 39 años en conseguir el salario máximo, frente a los 35 de Italia, los 34 de Portugal y Austria, y los 30 de Luxemburgo. En el resto de países, los maestros necesitan 25 años o menos en alcanzar el máximo salario.

Situación similar en la ESO y Bachillerato

El profesorado español de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, encuadrado en el mismo grupo funcionarial y con el mismo salario, tiene, al igual que los de Primaria, un salario inicial (34.121 euros) superior al de Francia (29.065), Italia (26.114) y Portugal (22.351), es decir, por debajo de la media de los países analizados (43.872 euros).

Pero respecto al salario máximo, España se queda en undécima posición de los 14 países analizados, al alcanzar los 48.447 euros, superando a los profesores de Italia (38.843 euros), Finlandia (46.735 euros) y Portugal (48.245). De este modo, los profesores de Secundaria de España también se encuentran por debajo de la media de los países de su entorno (68.146 euros).

Sin embargo, los salarios de los profesores españoles son más bajos en el caso del Bachillerato en comparación con el resto, porque en España no existe distinción entre Secundaria y Bachillerato a nivel de salario, pero sí en el resto, siendo las retribuciones mayores.

En este caso, el salario inicial de los docentes españoles (34.121 euros) seguiría por encima del que reciben sus compañeros franceses (29.065 euros), italianos (26.114 euros) y portugueses (22.351 euros). Al final de su carrera, un profesor de Bachillerato en España alcanzaría los 48.447 euros, por encima de países como Italia (40.597 euros) y Portugal (48.245 euros).

Además, al igual que en Primaria, los docentes de Secundaria y Bachillerato son los que más tiempo necesitan de servicio para alcanzar la máxima retribución: una media de 39 años.

Así, en general, mientras que en España el salario se incrementa en un 42% a lo largo de la carrera docente, en Francia aumentan más del 70% y en Portugal casi un 116%. Italia es el único país significativamente por debajo y, aun así, los incrementos para alcanzar el salario máximo se sitúan en un 50% y lo adquieren 4 años antes que los docentes españoles.

Una reforma que no habla de las condiciones del profesorado

Según denuncia la responsable de Educación de UGT, Maribel Loranca, a los docentes españoles se les exige cada vez más un mayor nivel de competencias y de compromiso, además de que tendrán que llevar a cabo la actual reforma docente (Lomloe). Sin embargo, esta reforma en su conjunto recoge sólo "por encima" el desarrollo profesional de los docentes, según Loranca, con lo que apenas se abordan propuestas para mejorar sus condiciones laborales.

"Haría bien no sólo el ministerio sino las distintas administraciones educativas en iniciar una negociación en serio con las organizaciones sindicales representativas del profesorado en la que se incluyeran retribuciones, qué desarrollo profesional se pretende diseñar que hagan atractiva esta profesión, una rebaja de las ratios y una rebaja de la carga lectiva", afirma Loranca.

Un profesor de León necesita 39 años para conseguir el salario tope ¿Cuántos precisa un...