miércoles 14/4/21
Judith Álvarez | Jefa de planta de Latem en villadangos del Páramo

Vídeo | «León tiene que apostar por la Industria 4.0; como inversión parece cara pero es muy rentable»

No hace falta salir de León para encontrar jóvenes talentos. Ni deberían de salir de la provincia si se implementaran las políticas adecuadas para retener a los nuevos valores. Por fortuna ella ha podido hacerse un hueco y desde su perspectiva aporta una visión fresca. La Industria 4.0 es el futuro pero hace falta hacerlo presente. Anoche dejó patente que no es la experiencia lo que aporta conocimiento, sino el esfuerzo constante.

La tertulia El Filandón giró en torno al mundo empresarial, a la visión del futuro de los jóvenes y a las cuestiones de género. Judith Álvarez se sometió a las preguntas de Joaquín Torné, director de Diario de León, Juan Francisco Martín, director de La 8 León, Manuel Domínguez, jefe de Informativos de La 8 Bierzo y Roberto Núñez como moderador.

—Aúna juventud y responsabilidad con un proyecto de 110 millones de euros de inversión y 110 puestos de trabajo. ¿Qué siente?

—Agradezco a la empresa poder participar en este gran proyecto que ya es una realidad. Para los jóvenes son tiempos difíciles, quizá no ven salida pero yo les digo que no se queden quietos, que busquen porque hay empresas que nos pueden dar salida y estabilidad cerca de casa.

Rompe moldes: es usted una mujer y una persona joven. Representa todo lo que significa futuro. ¿Como lo vive una leonesa en su tierra?

—Contenta de tener una oportunidad aunque sea con mucha responsabilidad. Hay un gran equipo detrás y yo solo pongo nuevos aportes que a lo mejor estaban estancados. No siento miedo, sino una oportunidad.

—Es usted ingeniera industrial y aeronáutica. La preparación está ahí. Es el objetivo que buscamos los medios de comunicación de León, potenciar la Universidad y evitar la fuga de talentos...

—He estudiado todo en León pero tengo compañeros muy buenos que se han tenido que ir porque ese atractivo a veces no es suficiente ni en España siquiera y han tenido que marchar fuera. La gente joven puede demostrar potencial en estos proyectos.

—Latem Aluminio podía haberse instalado en El Bierzo también. ,¿Cuál es el futuro de la provincia?

—La empresa matriz está en Asturias y el proyecto era para Asturias. Gracias a nuestra oferta de Villabrázaro (Zamora) y de Villadangos, se ha conseguido mucho terreno muy localizado y poder instalarnos nada más llegar. Respecto a la provincia, se cierran las térmicas pero hay más empresas que apuestan por Villadangos. Hay movimiento y crecimiento poco a poco.

—Villadangos es una apuesta de la Junta. ¿Va a ser la alternativa a Torneros, que quizá va lento?

—Hay grandes empresas instaladas en Villadangos del Páramo. Sólo con la fuerza de las empresas y el ferrocarril, se va a convertir en un sitio clave.

—Qué supone para Latem esta inversión? Porque si es capaz de anunciarlo es porque hay una previsión positiva a medio plazo en León ¿no?

—Nosotros no hemos cerrado durante la pandemia, bajamos la producción pero no paramos. El precio del aluminio ha subido un montón y va a ser clave en el automóvil eléctrico y se recicla eternamente. La lata que va a la basura tiene más vidas, todo lo que se pueda imaginar. Es infinitamente reciclable y tiene un gran futuro.

—¿Pero los ecologistas pueden convivir con esta revolución económica del reciclaje? Tienen su filosofía, pero también hay que vivir..

—Nuestra materia prima son todo tipo de chatarras, sartenes, motores... si no estuviéramos nosotros ¿a dónde iría? Nosotros lo convertimos en lingotes que no pierden propiedades. Somos una economía verde y una apuesta por el aluminio infinito.

—¿Qué parte juega la electricidad en la producción y qué posibilidades hay de que se reduzca así el precio de la energía eléctrica?

—En Villadangos es casi todo pero en Villabrázaro queremos conseguir energía más barata para no recurrir a la electricidad. Estamos investigando con placas solares y con hidrógeno para que sea compatible con el medio ambiente.

—Latem está abriendo nuevos campos, ¿verdad?

—El lingote de Villadangos tiene su mercado. Hay opciones de fundirlo para proveedores de persianas o de aluminio, pero esos requieren aluminio acabado.

Estoy contenta de tener una oportunidad aunque sea con mucha responsabilidad. Hay un gran equipo detrás y yo solo pongo nuevos aportes que a lo mejor estaban estancados. No siento miedo, sino una oportunidad que no puedo desperdiciar

—Pero a través de ustedes ¿se puede hacer inversión para fábricas de transformación?

—No tenemos clientes de ese tipo en León porque requiere hornos de fusión. A Renault le llevamos aluminio líquido. La materia prima sería barata.

—Los jóvenes de León pueden desarrollar una carrera en León gracias a las nuevas tecnologías. ¿Existe esa posibilidad?

—Debería de ser mayor, no es lo mismo solo estudiar que estudiar y poder practicar las cosas. Lo que veo en clase, si lo puedo aplicar, lo veo de otra manera. Que te den la oportunidad de estudiar y trabajar beneficia a las empresas.

—¿Y qué le falta a la ULE para contactar con las empresas?

—A mí me dieron la oportunidad muy rápido. Quizá le falta más conexión con las empresas.

Hay grandes empresas instaladas en Villadangos del Páramo. Sólo con la fuerza de las empresas y el ferrocarril, se va a convertir en un sitio clave. También tenemos una matriz en Villabrázaro, gracias a la oferta de terrenos a la que hemos podido acceder

—¿Qué opina de la Formación Profesional?

—Haría que la gente que está aprendiendo llegara a estas nuevas fórmulas, como la Industria 4.0 que por desgracia no tiene desarrollo. Es una plataforma para potenciar otras fórmulas de desarrollo profesional, no solo hay grados superiores. La FP es un campo práctico y quienes vienen de allí están acostumbrados a meter las manos en la masa.

—¿Es inevitable salir de España para mejorar la formación?

—Yo estuve un año de Erasmus en República Checa y me moví por Europa. Te cambia la mentalidad. Visité Turquía y ves otras formas de trabajo y de vida. Hay cosas buenas y malas pero existen y hay que conocerlas. Lo ideal sería que todo el mundo saliera y tuviera experiencia laboral para aplicarla aquí. Nosotros lo hacemos en el ámbito de los estudios y en España se vive muy bien en comparación con otros sitios.


Juan Francisco Martín, Joaquín S. Torné, Manuel Domínguez, Roberto Núñez y Judith Álvarez, en un instante de la tertulia celebrada anoche en el plató de La 8.

—Si fueras influencer ¿cómo inyectarías entre los jóvenes el optimismo?

—Por lo que a mí me toca, veo que estamos creciendo y aportando muchas oportunidades. Les invito a que apuesten por lo que les gusta. Si crees en lo que haces, a lo mejor hasta te sale bien. Hay que aprender a luchar.

Nosotros no hemos cerrado durante la pandemia, bajamos la producción pero no paramos. El precio del aluminio ha subido un montón y va a ser clave en el automóvil eléctrico y se recicla eternamente. La lata que va a la basura tiene más vidas

—Pero usted encontró dificultades...

—Había amigos que estaban todo el día de fiesta mientras tú estabas estudiando. Yo he renunciado a mi vida social por el trabajo. Pero luego te compensa.

—La preparación es un sacrificio que al final aporta una recompensa. Hay que meter eso en la cabeza a los chavales ¿verdad?

—Es duro, pero a la larga es positivo.

—Dicen que nuestros hijos trabajarán en empleos que ahora no existen...

—Eso lo hemos visto con las nuevas tecnologías. Van a surgir nuevos puestos que no había y que tendrán más calidad. A lo mejor ya no tendremos quién controle los hornos, pero habrá otras especialidades.

—¿Hay politización en las empresas?

—Hay que generar empleo y economía circular. Sin la ayuda política todo se pone cuesta arriba. Los partidos tienen que apostar por levantar León. La desafección de la política tiene que acabar porque sin ellos no habría nada,

—¿Qué lecciones extrae la industria de la pandemia?

—Que cosas que pensábamos imposibles son factibles, como trabajar desde casa. Hace falta más capacidad de respuesta y el que mejor lo hace es el que tiene éxito. Nos ha faltado la respuesta rápida y flexible.

Vídeo | «León tiene que apostar por la Industria 4.0; como inversión parece cara pero...