jueves 26/11/20
Derivados del cannabis

La marihuana llega a los estancos de León a siete euros cada gramo

Aprovechan un vacío legal para vender hierba sin THC, pero con propiedades «relajantes»
Marihuana y papel de cáñamo comprados ayer en un estanco del centro de León. MARCIANO PÉREZ
Marihuana y papel de cáñamo comprados ayer en un estanco del centro de León. MARCIANO PÉREZ

Malibú Krush, Amnesia, Watermelon, Orange Paradise, Critical o Banana son solo algunos de los tipos de marihuana que ya se venden en los estancos de León.

A casi diez euros cada gramo y medio. No es legal, pero existe un vacío jurídico que han aprovechado estos establecimientos para añadir a su oferta la flor del cáñamo, tipificada como sustancia estupefaciente siempre que contenga THC (Tetrahidrocannabinol).

Ahí está la trampa. Estas plantas, modificadas genéticamente, no tienen el componente psicoactivo, considerado como una droga blanda.

Trampa

En los paquetes pone que no es apta para consumo y está catalogada como producto cosmético

Tan solo mantienen las propiedades del CBD, uno de los 113 cannabinoides que se encuentran en el cannabis y que no está incluido en la lista de elementos prohibidos por las autoridades.

Es «medicinal, relaja y sirve como ansiolítico, pero no coloca», apuntan desde el otro lado del mostrador en un estanco del centro, donde hay una vitrina dedicada en exclusiva a este tipo de productos. No es el único. Cada vez son más los que se apuntan al CBD.

«Se venden mucho», asegura. Ofrecen, igualmente, resinas que se asemejan al hachís. Hay también papel natural, de cáñamo, fabricado especialmente para consumir este tipo de marihuana, aunque no debería fumarse. Al menos eso dice el envoltorio.

Composición

Los cogollos tienen CBD, un componente del cannabis que no está entre las sustancias prohibidas

Es otra de las trampas. «Es un producto aromático. No nos hacemos responsables del mal uso. Su uso alimentario está prohibido. Mayores de 18 años».

Eso pone en el paquete, cerrado herméticamente y adornado con cinco hojas de marihuana de distintos colores.

La comercializa la empresa Botanicals, con sede en Portugal, aunque existen cientos de proveedores e, incluso, puede comprarse a través de internet. En Amazon hay botes de hasta 50 gramos.

Los precios oscilan en función de la variedad, los efectos y la concentración de CBD, que suele rondar el 15%. La marihuana apenas se diferencia de la ilegal. El olor es intenso y la apariencia prácticamente idéntica.

Hace meses resultaba impensable encontrar cogollos en un estanco. Era fácil comprarlos, pero había que acudir a internet o a los ‘grow shop’, las tiendas especializadas en el cultivo de la marihuana y donde pueden comprarse desde focos para plantaciones en interior hasta toda clase de materiales relacionados con el cáñamo.

También la ‘flor de CBD’, como la llaman. Y hasta armarios preparados para simular en casa las condiciones meteorológicas que necesitan las plantas para su desarrollo. Quizá lo más llamativo sean los panes de setas, una especie de túper donde crecen hongos alucinógenos. En la cubierta pone que no es apto para consumo humano.

Sin novedades

Si bien, no ha habido ningún cambio legislativo que haya sacado de la clandestinidad a la marihuana ‘legal’, pero en los últimos tiempos muchos estancos se han unido a esta moda, a pesar de que asumen algunos riesgos mientras no haya una regulación específica. De hecho, el Comisionado del Tabaco en España envió el pasado 24 de junio una carta a los estanqueros recordándoles que la comercialización de CBD estaba prohibida.

Terapéutica

La zona gris en la que se mueve este tipo de marihuana, catalogada como material cosmético, complica también el cobro de impuestos por parte del Estado. En España ni siquiera está permitida la venta de marihuana para uso medicinal.

Aún así muchos estancos se asemejan ahora a los coffe shop de Ámsterdam o los dispensarios de hierba que hay en el estado de California, el principal productor a nivel mundial.

Ofrecen un catálogo muy amplio de esta marihuana medicinal que utilizan algunos pacientes crónicos para calmar sus dolores.

Diversos estudios científicos avalan sus beneficios, aunque por ahora el debate de la legalización está fuera de la agenda política, a pesar de que Unidas Podemos defiende la despenalización.

Normativa

No hay ninguna regulación que aborde el uso medicinal de este tipo de plantas

«El CBD es una molécula que ha conllevado un gran número de estudios científicos, los cuales han demostrado los efectos beneficiosos para la salud que tiene el consumo controlado de uno de los cannabinoides encontrados en la planta Cannabis Sativa L. Este producto ha resultado ser una sustancia eficaz en tratamientos contra enfermedades como la artritis, el asma o la epilepsia. Estos avances culminaron con el informe emitido en diciembre de 2017 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que se afirmó que el CBD ni es adictivo (a diferencia del THC, el componente psicoactivo de la planta de cannabis), ni produce efectos nocivos para la salud, al tiempo que se confirmaban las enormes posibilidades terapéuticas», explican desde THC Abogados, un bufete especializado en delitos contra la salud pública.

Catálogo

Venden también resinas que se asemejan al hachís y un papel especial para poder fumarla

Una de sus letradas, Raquel Galiano, recuerda que el CBD «no está auditado, es decir, no es ilegal, pero tampoco es legal usarlo como complemento alimenticio. Por lo tanto, está prohibido hasta que se le dé forma a su regulación», subraya.

Mientras tanto, los estancos de León seguirán vendiendo esta hierba ‘legal’ que puede incautar la policía si no se acompaña de la correspondiente factura y se mantiene el precinto de la bolsa. Las multas por llevar hachís o marihuana en la vía pública van desde los 601 euros hasta los 30.000 si la infracción es muy grave. El tráfico está totalmente prohibido.

La marihuana llega a los estancos de León a siete euros cada gramo