domingo 9/8/20
Sanidad

Los médicos de familia ya ven a casi 4.500 pacientes al día, el 80% de ellos de mediana edad

Las citas presenciales se mantendrán en las agendas al 50% en verano con otro 50% para llamadas y con un tope de 40 usuarios por médico
La doctora Mercedes García de Celis en una consulta presencial en Eras. MARCIANO PÉREZ
La doctora Mercedes García de Celis en una consulta presencial en Eras. MARCIANO PÉREZ

Los médicos de familia, que incrementaron sus agendas hace una semana elevando las citas presenciales del 30 al 50%, ya están viendo en persona a 4.500 pacientes diarios de media, según los datos facilitados por la Gerencia de Atención Primaria, que confirma que ese porcentaje será el que se mantenga en verano combinado con un 50% de citas de atención telefónica.

La prudencia en la desescalada y las medidas de seguridad frente al Covid-19 constituyen el eje de la apertura de las agendas de los facultativos y enfermeros, que se vieron puntualmente sobrecargadas en el entorno de La Bañeza y ahora han recibido la instrucción clara de limitar a un tope de 40 pacientes la atención sanitaria por médico.

Los mayores y el miedo

 Gran parte de las personas de edad evitan por temor acudir en la época estival a los centros de salud

«La gente tiene que sentir cerca la Sanidad, pero en este momento deben saber que toda atención debe gestionarse con una llamada previa para evitar aglomeraciones y por seguridad tanto de los pacientes como de los profesionales. Así que antes de acudir al centro de salud se debe llamar y te dicen si es necesario que vayas y cuándo, si el problema se puede resolver por teléfono o te irán a visitar al domicilio», explica el gerente de Primaria, José Pedro Fernández Vázquez.

salud1

Triaje tras cruzar la puerta. MARCIANO PÉREZ

Incluso los trámites relacionados con las bajas laborales se resuelven por teléfono, tras solicitar cita previa, al igual que las dudas sobre un tratamiento, si se necesita medicación o se precisan agilizar citas pendientes. Para ello se han incrementado varias líneas telefónicas.

El contacto físico

Los facultativos dicen que no son teleoperadores, que en su trabajo se necesita tocar y ver

Los profesionales han constatado que las personas de mayor edad «tienen miedo» a la cita presencial y si pueden la retrasarán hasta después del verano. El contacto con ellos se efectúa a través del seguimiento telefónico salvo las urgencias. De modo que por las consultas están pasando un 80% de pacientes de mediana edad (de 35 a 60 años) aquejados de dolencias comunes. Los pediatras tampoco han acusado un desbordamiento de la demanda en persona y el tramo de jóvenes y adolescentes suma escasas peticiones.

salud2

Fila para entrar al centro de Eras. MARCIANO PÉREZ

Según las instrucciones de desescalada y triaje emitidas a principios de este mes, en verano se mantendrán las consultas presenciales, previamente concertadas con el profesional, citando a los pacientes con unos intervalos de tiempo «suficientemente distanciados para que puedan mantener el espacio personal».

Las agendas se configuran con un 50% de citas presenciales y otro 50% de atención telefónica donde se estima si el paciente debería acudir, puede esperar o necesita valoración a domicilio, en cuyo caso se incluirá en la agenda un aviso para acudir a su vivienda.

En la entrada a los centros de salud también se mantiene el triaje con una enfermera, un celador y un médico de referencia para el caso de dudas o incidencias. Ese personal ha comprobado que parte de las personas que se acercan al centro de salud de forma presencial en realidad tenían una cita telefónica, por lo que insisten en la importancia de desplazarse cuando así lo fijó el médico o la enfermera.

Al revisar las citas solicitadas el pasado viernes en los 28 ambulatorios del área de León se constata que no existe demora. En la mayoría de los casos la atención se pudo resolver ese mismo día o se fijó para el lunes, ya que el fin de semana no se programan citas.

Los profesionales destacan «la labor de contención» que se efectuó desde Primaria en los casos leves, asintomáticos y moderados. Una labor que causó bajas en la plantilla de los ambulatorios e incluso el fallecimiento del coordinador médico de Eras de Renueva, «lo que nos tocó mucho en lo físico y en lo anímico», admiten.

Los médicos de familia ya ven a casi 4.500 pacientes al día, el 80% de ellos de mediana...