lunes. 15.08.2022

El milagro de un Pendón, seguir activo 875 años

La Real e Imperial Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro inicia el día 25 los actos que conmemoran su fundación en 1147. Son los guardianes del Reino

Cuentan que desde 1147, el Milagroso Pendón de San Isidoro acaricia el aire español. En la canícula veraniega de aquel año, Alfonso VII, el único Emperador coronado en Hispania, instituyó esta Orden y mandó bordar la tela que ondeó en la mismísima Alhambra tras la toma de Granada, en Antequera al ser reclamada para inclinar la balanza tras un sitio de seis meses y en las contiendas que logró ganar Carlos I en Flandes.

De modo que esta tela simbólica, que muestra a un San Isidoro batallador, se erige invicta y gloriosa y posee honores de capitán general. Toda una historia de éxitos ligados a la Muy Ilustre, Real e Imperial Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro, que conmemora su 875 aniversario desde el próximo lunes 25 de julio hasta el 25 de julio de 2023. El primer acto se realizará a la hora del Ángelus (12.00 horas) al enarbolar el pendón desde el adarve de la muralla de San Isidoro. Después se darán a conocer un sello y un matasellos conmemorativos y a las 20.30 horas el obispo oficiará una misa en la Basílica con asistencia de autoridades y de parte del comité de honor que preside Felipe VI (que no acude), entre ellos, el abad de la Colegiata, el propio obispo, el alcalde de León y la alcaldesa de Baeza, el arzobispo de Sevilla, el teniente general Pablo Castillo, el general del Maca o el escritor Rogelio Blanco.

El pendón se custodia en San Isidoro con todo el mimo y desde hace un tiempo su tela se colocó bien estirada dentro de una caja hermética que la preserva de los arañazos del tiempo. De hecho, es el estandarte más antiguo del país solo por detrás del de la batalla de Clavijo, del que solo se conservan dos trocitos en Astorga. «La caja sólo se ha abierto una vez para comprobar el color exacto de esta joya histórica cuando se renovó el pendón sustituto que se enarbola desde hace ya 100 años», explica Gonzalo González Cayón, el teniente de primicerio de la cofradía fundada al calor de aquella batalla de Baeza, después de que el emperador invocara a San Isidoro en busca de consejo para ganar a los árabes.

Lucas de Tui relata en unos documentos que conserva el archivo isidoriano, que el santo se le apareció efectivamente para decirle que tuviera fé y que vencería, como así ocurrió. De modo que Alfonso VII tomó la plaza en su camino para conquistar Almería y reunió antes a los nobles, obispos y caballeros para instituir la Orden que pervive hasta la actualidad. También mandó empezar a bordar el pendón a las damas que acompañaban al séquito antes de regresar a León. La cofradía celebró su primer acto en 1148.

El milagro de un Pendón, seguir activo 875 años