sábado. 25.06.2022
Infraestructuras

El mosaico de las pantallas del CRC se atasca en pleno proceso de licitación

La nueva encomienda de control de tráfico ferroviario se planteó hace casi medio año
Imagen virtual recreada por Adif de una sala de control del CRC de León. DL

El proyecto del puesto de mando multi red previsto para el CRC supuso en verano el primer paso para recomponer el tiempo y las oportunidades perdidas con esta unidad de control de tráfico ferroviario. Fomento anunció la licitación por 0,8 millones de euros para el suministro, instalación uy mantenimiento del mosaico de pantallas que van a dar sustento al nuevo puesto de mando que se perfila para instalar en el edificio contiguo a la estación de la capital leonesa. Desde ese punto, se deberían someter a control más de 1.200 kilómetros de raíles, en la traza que llega desde la meseta a León, la conexión con la Variante de Pajares, hasta Campomanes, para la circulación en la vía del AVE; y en vía convencional, los enlaces entre León y Monforte de Lemos, y los ramales que parten desde Medina del Campo (Valladolid) a Salamanca, , desde la ciudad del Tormes a Vilar Formoso (en Portugal) y el engarce hacia Sanabria (Zamora); además de la línea que conecta Ávila con Salamanca.

Además, la línea estrecha de Feve en el tramo de León a Guardo (Palencia) también se incluye en este plan de responsabilidad de vigilancia y control.

Los cálculos que dejó trascender Adif fijaban el año 2020 para la puesta en marcha del nuevo servicio, que supone dotar de carga de trabajo al CRC leonés, durante años en el limbo de la incertidumbre, después de su presentación estrella como zona de control para la circulación de la alta velocidad en todo el noroeste español. Pero el futuro de la nueva encomienda del CRC leonés ha encallado en el proceso de licitación, donde permanece encallado; después, incluso, de una incidencia en el procedimiento, que supuso una prórroga de más de una semana en el plazo de presentación de ofertas para este contrato. Estaba fijado el cierre de recepción de propuestas el 25 de octubre y, en ese mismo mes, se anunció el aplazamiento hasta el 5 de noviembre.

Esta misma semana, tras el cambio de año, se cumplirán dos meses de la efeméride, sin novedades en un proceso del que depende que quede algo de vida apegada a la estructura ferroviaria de la capital leonesa.

El CRC de León y su utilidad en la materia técnica para la que fue construido formó parte del repertorio de condiciones que ajustaron PSOE y UPL con el fin de cerrar un acuerdo de mínimos que sustenta el Gobierno de la Diputación de León. En el punto sexto de aquel pacto se recopiló un relato que, luego, se calcó en la exposición de motivos que el Ministerio de Fomento y Adif emplearon para dar cuerpo al anuncio de la licitación: 0,8 millones para instalar el mosaico que definirá el fondo de pantalla de la sala de control del CRC; una anchura máxima de 29,5 metros y una altura de 1,7. Entre las condiciones de la licitación, se descartó la posibilidad de modificar la duración del contrato o las variantes técnicas. Cinco meses después, el CRC leonés espera una señal; de vida.

El mosaico de las pantallas del CRC se atasca en pleno proceso de licitación
Comentarios