viernes 27/5/22
undefined
Pilar Carnero. DL

De pronto, Pilar Carnero. Pero la sorpresa se larva desde hace más de cuatro años, cuando en el congreso provincial de diciembre de 2017 que encumbró a Javier Alfonso Cendón empezó a moverse en los corrillos el nombre de la hija del histórico sindicalista autonómico de UGT, Fermín Carnero, como alternativa frente a Diez. Pero no lo fue. Ni como aspirante a la secretaría de la agrupación local, en la que Diez revalidó el control sin apenas problemas tras dejar el aparato en mitad del río a Belén Castañón, ni tampoco en las primarias para elegir al candidato a la Alcaldía. No era el momento, ni tenía los apoyos suficientes. Ahora, cree que sí.

La apuesta de Carnero por entrar en la primera línea política llega muchos años después de sus primeros escarceos. Lejos quedan los albores de los años 80 en los que, como alumna de la Facultad de Derecho, formó parte de los líderes estudiantiles de las revueltas que saludaron a aquel primer gobierno socialista de Felipe González. El activismo no fue mucho más allá. Apenas le llegó para a finales de los 90 probar la vida orgánica como secretaria de Organización de la agrupación Teresa Monge, que entonces rivalizaba con la Miguel Castaño, en la que estaba la familia de Javier Alfonso Cendón, por el control del socialismo en la capital leonesa, antes de que Jaime González las unificara para dominarlos a todos. 

Tantos años después, la hija del sindicalista intentará asentarse como secretaria de la agrupación local frente a Diez dentro de una disputa que reedita todos los componentes de los históricos congresos socialistas: afiliaciones controvertidas, odios viscerales, bandos irreconciliables y el convencimiento de que todo vale. En medio de este pelea, Pilar Carnero posibilita al aparato socialista provincial, avalado por Ferraz, un lienzo en blanco, sin aristas ni perfiles con los que azuzar las intrigas, que contraponer al personalismo del alcalde.

La falta de bagaje político da campo en su currículum para su actividad profesional. Abogada, especializada en laboral, cuenta con un despacho jurídico propio, es mediadora del Servicio Regional de Mediaciones Laborales (Serla) y árbitro para la emisión de laudos en los conflictos sindicales. Aunque con carnet de UGT, su presencia en la organización no ha ido más allá de la militancia y la discreta segunda fila, siempre con la herencia del apellido de su padre como cartel para definirla.

Ahora, reivindica un nombre propio. Pese al ruido provocado por la erupción de Diez contra Cendón, la aspirante defiende que busca "vitalizar" la agrupación local del PSOE, recalca que tiene "un modelo diferente de partido" y ya ha avisado de que no dará "ni un paso atrás". Queda saber si podrá darlo adelante. 

En el nombre del padre