jueves 27/1/22
                      Un alumno realiza el examen del carné de conducir. ANA F. BARREDO
Un alumno realiza el examen del carné de conducir. ANA F. BARREDO

La nueva Ley de Tráfico multará con 500 euros a quienes intenten copiar en la fase teórica del examen para la obtención del carné de conducir. La norma prioriza la formación presencial en las autoescuelas físicas, para el mantenimiento de los puestos de trabajo y una eventual mejora de la seguridad vial dado que suponen mejor formación.

La normativa, aprobada ayer por la tarde en el Congreso, incluye la promoción de cursos de concienciación y sensibilización a través de un aula virtual que asegure la interacción entre docentes y alumnos.

El texto señala el uso del teléfono móvil como el medio más común para el fraude en los exámenes. Su uso se penará con 500 euros de multa más la imposibilidad de presentarse de nuevo al test durante los seis meses siguientes.

El texto definitivo incluye medidas como acabar con el margen de 20 kilómetros por hora al adelantar, la obligación de llevar casco cuando se circula con patinete o la reforma del carnet por puntos para penalizar más el uso del móvil al volante, la no utilización del cinturón o el uso de mecanismos de detección de radares.

TIRAR OBJETOS, SEIS PUNTOS

Entre los cambios introducidos durante la tramitación en el Senado también destaca la enmienda transaccional aprobada por la que se eleva de cuatro a seis los puntos a detraer por arrojar a la vía o en sus inmediaciones objetos que puedan producir incendios o accidentes, así como por adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas o sin dejar la separación mínima de 1,5 metros de distancia.

Adicionalmente, la norma prohibe circular con vehículos de movilidad personal como los patinetes por las aceras, según se recoge en la nueva normativa.

La nueva ley aumenta las posibilidades de ser multado si no se va debidamente sujeto. Se perderán cuatro puntos por el uso indebido del cinturón de seguridad, los sistemas de protección infantil y el casco en el caso de los motoristas.

MENORES, ALCOHOL CERO

Además, para los menores de 18 años, la reforma prohíbe cualquier nivel de alcohol en sangre o en aire respirado para menores de 18 años que conduzcan un vehículo.

Será considerada infracción «muy grave» llevar en el coche —aunque no estén activados— «inhibidores de radares», «cinemómetros» (que miden la velocidad del vehículo) y «mecanismos de detección de radares». No se trata de aquellos sistemas que avisan de la posición de un radar —como Google Maps, Waze o cualquier GPS— sino aquellos sistemas que interfieren y alteran su funcionamiento, explicaron fuentes de la Dirección General de Tráfico.

Además, introduce novedades para los patinetes eléctricos, que no podrán circular por la acera. Tampoco lo podrá hacer ningún vehículo de movilidad personal, incluyendo bicicletas y ciclos. Y será obligatorio llevar casco, entre las novedades que se incluyen ahora. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró durante el debate que la reforma ha obedecido a dos principios para «entrar más aún en el siglo XXI: «Incluso el conductor más diligente puede cometer una imprudencia por mínima que sea (...) Todos nosotros somos cuerpos frágiles y el menor impacto puede tener consecuencias importantes», aseguró el ministro. Partido Popular y Vox votaron en contra por considerarla «benevolente» y «poco ambiciosa», desde su punto de vista.

La nueva Ley de Tráfico multará con 500 euros intentar copiar en el teórico