sábado. 03.12.2022
RECUPERACIÓN HISTÓRICA

El palacete de Alcázar de Toledo será una clínica referente en patologías de columna

El prestigioso neurocirujano Valle Folgueral convertirá el edificio neomudéjar en un centro de referencia nacional 
undefined
Fachada del histórico palacete neomudéjar de Alcázar de Toledo, que por fin salvará su estado de ruina. DL

Fue la primera casa en la que hubo calefacción en la ciudad y ahora, más de 35 años después de que lo deshabitaran por completo, el palacete neomudéjar de la esquina de Alcázar de Toledo y San Agustín tendrá una nueva vida como clínica especializada en patología de la columna, formada por un equipo multidisciplinar y con un hotel anejo para pacientes y familiares.

Después de que se hubiera convertido a principios de siglo en un anuncio recurrente sin resolver tras partir en un precio de venta cercano a los 6 millones de euros, el inmueble encuentra comprador al fin.

La propiedad la asume el prestigioso neurocirujano berciano José Manuel Valle Folgueral, quien afrontará la reforma del inmueble, que cuenta con las mayores figuras de protección por su catalogación como Bien de Interés Cultural (BIC), para que pueda convertirse en un negocio de referencia.

n6
Las estancias aún conservan la riqueza del edificio cerrado durante décadas. RAMIRO

Más de un siglo más tarde de que lo mandara construir el empresario minero Victoriano González, sobre los planos de Manuel de Cárdenas y Arsenio Alonso, el palacete revive para asentar en León una clínica médica de referencia nacional que recuperará este edifico emblemático en pleno centro de la ciudad.

La firma de la venta en los próximos días concede certidumbre a un horizonte de puesta en funcionamiento y creación de empleo cualificado que se alargará no menos de dos años. Pese a que ya cuentan con un primer visto bueno municipal, la protección del inmueble hace que la reforma tenga que atenerse a la preservación de sus valores arquitectónicos, a la vez que adecuarse para la prestación de los servicios médicos multidisciplinares liderados por la firma de Valle Folgueral.

El instituto, al estilo de la clínica oftalmológica de los Vega en Oviedo, dispondrá de 1.670 metros construidos, a los que se suma otro millar de metros de jardín con una enorme palmera como vigía. La suma corresponde a los dos edificios que conforman el complejo: el número 11, que data del año 1911 y hace esquina con la calle San Agustín, y el 13, construido en 1917.

n4
Una de las viejas habitaciones. RAMIRO

En ambos, como se hace constar en el Catálogo de Bienes y Elementos Protegidos del Plan Especial del Conjunto Urbano de la Ciudad de León, se dispone el aviso de conservar todos los elementos estructurales y espaciales, portal de acceso y escaleras, con sus elementos decorativos, demás del jardín y pabellón, que fue una edificación usada como garaje.

En la casa del número 11 se dibuja en el proyecto la clínica. Con dos plantas, más ático y semisótano, el inmueble diseñado por Arsenio Alonso para uso unifamiliar de la familia de Victorino González, cuyas iniciales lucen aún en el emplomado de las vidrieras, se adaptará para las consultas y resto de dependencias de la clínica, en la que habrá un equipo multidisciplinar de profesionales.

n7
Las galerías tienen vistas a un peculiar jardín. RAMIRO

La organización funcional reserva el otro edifico para las estancias de los pacientes y sus familiares. La casa levantada sobre los planos de Manuel de Cárdenas como vivienda plurifamiliar dispone de cuatro plantas, ático y semisótano, además del torreón que da sello a la construcción y que cuenta con una escalera de caracol en el interior.

n3
Aunque ahora decadente, el jardín interior del palacete mantiene su exotismo. RAMIRO

La recuperación del palacete salvará de la ruina un edificio que queda como último testigo de una zona. En los planos originales se pensaba para abarcar toda la manzana, pero se quedó tan sólo en una parte y, poco a poco, vio caer al resto de los inmuebles señoriales del entorno. Ahora, el instituto de patología de la columna del doctor Valle Folgueral, para el que había tenido ofertas de Madrid y Valladolid, revitalizará un símbolo en el que encontrar la apuesta privada por León.

El palacete de Alcázar de Toledo será una clínica referente en patologías de columna
Comentarios