viernes 20/5/22
El convenio de la siderometalurgia en León afecta a más de 12.000 trabajadores, desde fontaneros a grandes industrias. RAMIRO
El convenio de la siderometalurgia en León afecta a más de 12.000 trabajadores, desde fontaneros a grandes industrias. RAMIRO

Las sombras que todavía planean sobre la economía por culpa de la pandemia han condicionado la negociación colectiva en miles de empresas durante todo el año. Patronal y sindicatos tienen pendientes en León la firma de acuerdos laborales que involucran a más de 25.000 trabajadores solo del sector de la siderometalurgia, la hostelería y el comercio, muy afectados por los altibajos que provoca el covid en el mercado.

En 2021, los agentes cerraron «siete convenios» laborales, según revelan desde la Federación Leonesa de Empresarios. Su secretario general adjunto, Enrique Suárez, aclara que el diálogo «ha permanecido vigente» durante todo este tiempo, a pesar de las dificultades. «Prueba de ello es que no ha habido huelgas ni conflictos importantes», apunta, aunque reconoce que actualmente es muy difícil mejorar las condiciones económicas de las plantillas sin tener certezas sobre lo que va a ocurrir.

Aún, así, subraya, han sellado un nuevo marco laboral «en 500» compañías que emplean a «3.261» personas en la provincia, con una «subida media» de los sueldos «de entre el uno y el uno y medio por ciento», señala Enrique Suárez.

«Hemos firmado convenios que afectan a las clínicas privadas dentales, en su máxima extensión, incluidas las de protésicos, que en plena pandemia hicieron todo el esfuerzo para seguir trabajando», valora. «También renovamos las condiciones en el sector de la limpieza de edificios y locales, de la industria de las tintorerías, que prestan servicio a hoteles y hospitales —añade— y en la transformación de la madera, que venía con cierta necesidad de atrás», puntualiza el representante de la Fele.

A la espera
Quedan pendientes los de la hostelería, el comercio o la siderometalurgia, que siguen con incertidumbres

Enrique Suárez reconoce que a lo largo de 2021 las empresas han puesto el foco en su propia supervivencia y no tanto en la negociación colectiva, de la que dependen en León más de diez mil compañías y 60.000 asalariados. Además, la escalada de los precios y los problemas de suministro «generan mucha inquietud», como la derogación, o no, de la reforma laboral y el incremento de las cotizaciones sociales, que «pueden paralizar los procesos de contratación hasta que esta situación se aclare», lamenta. «Inseguridad y falta de certezas traen como consecuencia una ralentización de la inversión», advierte el dirigente de la patronal leonesa, quien pone como ejemplo al sector de la siderometalurgia, con más de 12.000 trabajadores, «que tiene gran dependencia de la electricidad», en máximos históricos. Esa «incertidumbre» deja en el aire el convenio colectivo, a pesar —destaca Enrique Suárez— de que «hemos mantenido el pulso de la negociación con reuniones telemáticas para adaptarnos a las necesidades que tenía la pandemia, pero es un convenio que necesita madurez en la negociación, que todavía no se ha alcanzado. Las sombras que rodean al sector tensionan aún más la capacidad de hacer previsiones a uno, dos, tres o cinco años», subraya.

En cuanto a la hostelería y el turismo, la situación es distinta. No ha habido conversaciones en 2021. «No ha sido posible sentarse a la mesa. Hasta hace pocos meses luchaba por su supervivencia. Es un sector que goza de ultraactividad y mantiene las condiciones estables de otros años», justifica Enrique Suárez, quien recuerda que bares, restaurantes, hoteles y resto de establecimientos similares han dependido de las ayudas públicas durante muchos meses para evitar su cierre.

En este sentido, recuerda que la curva epidemiológica aún no está controlada y que el crecimiento contenido de los contagios produce cierta incertidumbre que obliga a retrasar cualquier tipo de acuerdo laboral. Y en el comercio, más de lo mismo. No obstante, desde la Fele son «optimistas» y están convencidos de que la recuperación económica va a llegar, aunque el ritmo con la que avance será más lento del que prevén en el Gobierno. Dependerá también de cómo se repartan los fondos europeos.

La pandemia aplaza en León convenios laborales para más de 25.000 trabajadores