domingo. 14.08.2022
                      fernando otero
fernando otero

Es una de las vías de León más afectadas por el deterioro. Descarnada en alguno de sus tramos, la segunda fase de la ronda Sur recibe tratamientos paliativos mientras en verano se intensifica el paso de vehículos por esta infraestructura, que en su extremo oeste forma parte del nudo de comunicaciones por carretera que estrenó los nuevos enlaces a la capital leonesa, cuando aún era posible creer en mantener el sueño y la posición de centro neurálgico para el noroeste español. De momento, esta enésima reparación del firme va a permitir aliviar a los usuarios que sufren el estado deplorable del asfalto, en esta ronda Sur que hace las veces de arteria principal en un anillo de circunvalación inacabado de la ciudad. Desde hace unos días, las máquinas han comenzado a revocar ese panorama desolador que encuentran los automovilistas que dejan la A-66 o la N-120, o la AP-66 y el peaje de Astorga, y se disponen a afrontar los ramales de acceso a la LE-30, que acerca a la capital leonesa. | dl

En la piel descarnada de la Ronda Sur