martes. 29.11.2022
DL25P10F6-18-01-53-0.jpg

El desarrollo del polígono de Torneros, como nodo logístico de todo el noroeste, lidera la lista de prioridades de una provincia que busca alternativas para frenar la sangría poblacional. La Junta contempla León como el eje neurálgico del Corredor Atlántico, que vertebraría la Comunidad a través del tráfico de mercancías hacia el puerto del Musel, en dirección a Oporto y Vigo, o con destino a Francia tras pasar por Burgos. Las competencias son principalmente del Gobierno de España, pero desde la Administración autonómica pueden hacer valer la posición privilegiada que ocupa la provincia dentro de la península. De momento, sólo hay una pequeña parte ejecutada de los 420,2 kilómetros que unen la ciudad y las Rías Baixas a través de Ponferrada, aislada de la alta velocidad de pasajeros. Se necesitan 650 millones de euros para consolidar la vía. Tampoco está operativa la variante de Pajares y desde Pola de Lena a la costa el proyecto no pasa de los planos. Es necesario que los representantes públicos aprovechen la Mesa por León, que se reunirá por primera vez el 3 de marzo, para que las próximas inversiones que vayan a llegar con destino a esta tierra incluyan la plataforma de Torneros. Convertiría a la provincia en la puerta de entrada a Europa. Muchas empresas del sector logístico podrían asentarse en el polígono para abaratar los costes de sus exportaciones. Además crearía unos cuantos empleos directos y otros tantos indirectos. Si la consejería apuesta por el equilibrio territorial debe crear un ecosistema apropiado para que León no quede fuera del Corredor Atlántico. En esa misma ecuación está también al aeropuerto, o las carreteras, que dan en ambos casos un valor añadido a ese enclave logístico proyectado sobre el término municipal de Onzonilla hace ya unos cuantos años, pero que sigue guardado en un cajón del ministerio, sin fecha de entrega.

La plataforma logística de Torneros convertiría a León en la puerta de entrada a Europa
Comentarios