miércoles. 06.07.2022

«Aunque el programa de Madrugadores este año requiere la colaboración de las familias, soy consciente de que éstas han respondido y lo han entendido», aseguró la procuradora del PP, Ángeles Porres, con total seguridad a la bancada socialista que ayer pidió en la Comisión de Educación que la Junta cobrase a los padres sólo por los días que utilizan el servicio.

Una afirmación que se aleja de las 58 quejas que han llegado desde siete de las nueve provincias de la Comunidad al Procurador del Común solicitando a la Junta que revise el criterio de cobro y que incluya la posibilidad de pagar en función del tiempo de uso.

En cambio, Porres —tras reconocer que «no tenía» los datos oficiales de utilización del programa— insistió en «la buena respuesta de las familias de la Comunidad al nuevo copago». Es más, le llegó a afirmar a la procuradora del PSOE, Ángela Marqués, que «si viese las estadísticas se quedaría sorprendida de la aceptación». «Por lo que he escuchado...», añadió.

Y, efectivamente, la realidad que se desprende de las estadísticas de la Consejería de Educación sorprende, pero precisamente porque cerca de la mitad de las familias han renunciado a los programas este curso, donde, por primera vez, la Junta ha implantado el copago.

A pesar de no haber consultado los datos oficiales, el PP rechazó la iniciativa socialista y explicó que los monitores están contratados por una hora al día, asista quien asista. «Este servicio no contempla un pago adaptado por minutos», añadió.

Marqués, por su parte, advirtió de que tanto las reclamaciones presentadas en el Procurador del Común como las declaraciones del consejero Juan José Mateos, —el pasado mes de mayo en las Cortes acerca de la posibilidad del pago en función del uso— dejan «en entredicho» a la Junta. «Si las estadísticas demuestran una reducción de usuarios volveremos a insistir», aseguró con incredulidad la procuradora socialista Marqués.

El PP recurre a estadísticas ficticias para eludir la revisión del copago