miércoles. 10.08.2022
TRANSPORTE

Príncipe Pío vuelve a ser puerta de entrada a Madrid para los trenes de media distancia

La antigua estación del Norte recupera el rol de referencia para las conexiones con León por la reforma en Chamartín.
Vista parcial de andenes y vías en el interior de Príncipe Pío, otra vez estación de referencia para los trenes de León a Madrid. DL

Se avecinan novedades para los usuarios de los trenes de media distancia entre León y Madrid; en destino y origen, estos convoyes cambiarán Chamartín por la estación de Príncipe Pío, que será a partir de las próximas semanas el punto de entrada para los viajeros de las líneas del norte. La modificación del trayecto afecta a las unidades de media distancia que prestan el servicio entre León y la capital de España: los 18002 y 18006, que tienen fijado el horario de las siete menos diez de la mañana y las cuatro menos diez de la tarde en la parrilla de salidas de la estación leonesa; y los trenes del catálogo de media distancia 18003 y 18005, que a diario trazan la distancia entre Madrid y León, con horario vespertino de las cuatro y media y las seis y media de la tarde.

La nueva planificación atiende a las exigencias logísticas que deben conjugar las frecuencias de viajes y la intervención en torno a la estación de Chamartín, que va a suponer una transformación profunda de la maraña ferroviaria que confluye en este punto, elemental para las conexiones de tren con todo el norte de la península, más relevante ahora, con el incremento de recorridos y viajeros que acompaña la expansión de la alta velocidad. Irá a más; de momento, en unas semanas, en el horizonte máximo de un mes, este embudo de Chamartín que ejerce como filtro principal del tráfico ferroviario en el eje norte-sur, va prescindir de cinco de las vías de entrada, desplegadas en ancho ibérico. Además de reubicar el inicio y final de los trayectos de media distancia que comunican León y Madrid, este reordenamiento en origen y destino va a afectan a los trenes que enlazan a diario Madrid con Vitoria, Salamanca y Valladolid. En el mismo tramo de oferta, la de la media distancia.

Este horizonte inmediato devuelve a Príncipe Pío al repertorio del billete de los trenes de viajeros que acercaron León a Madrid durante el siglo pasado; Príncipe Pío se convirtió en un intercambiador ferroviario en el centro de Madrid después de mantener, en dos periodos distintos (hasta la década de los noventa) la referencia de puerta de Madrid para los trenes que fluían del norte; de Asturias, Galicia y León, hasta que se completó su cierre definitivo como estación de largo recorrido, en 1993; más relevante resultó antes, hasta la década de los años sesenta del siglo XX, cuando Chamartín entró en escena y asumió de forma progresiva tráficos y afluencias. No en vano fue el primero de los nombres que se le asignó a esta estación del distrito centro madrileño: antes que nada fue la Estación del Norte, que aún distingue el emplazamiento popularmente, también en el argot ferroviario.

Desde aquel cometido con los viajeros del norte, desde aquella última vez a hoy, Príncipe Pío ha tenido tiempo de cambiar, de afrontar una reforma interior y de contenidos; además de un remozado en el envoltorio.

El nudo de Príncipe Pío, referente para las cercanías ferroviarias en Madrid, permite al acceso a Chamartín a través de esa red; la vieja marquesina y el edificio de viajeros, que se levantó en 1882, son un centro comercial, ampliado por una nueva construcción que tapa el espacio destinado a la playa de vía de la estación; la ubicación de la vieja Estación del Norte explica la oportunidad del nuevo rol; un intercambiador en superficie y subterráneo, que desenreda enlaces y conexiones a distintos niveles, con accesos directos a las principales vías de circunvalación de Madrid desde la M-30, que es inmediata a esa plaza ferroviaria. Tendrán ocasión de comprobarlo desde el próximo mes los usuarios de la media distancia entre León y la capital de España, que pisarán en el paseo de La Florida.

Príncipe Pío vuelve a ser puerta de entrada a Madrid para los trenes de media distancia