martes. 07.02.2023

Sacyl da la espalda a parte de los 5.000 sanitarios contagiados en la pandemia

Inspección revisa las bajas por covid como accidente laboral para considerarlas contingencia común
Las enfermeras estuvieron en primera línea de la lucha contra el covid. MARCIANO PÉREZ
Las enfermeras estuvieron en primera línea de la lucha contra el covid. MARCIANO PÉREZ

Un nuevo cambio de criterio por parte de Sanidad deja en la estacada a un elevado porcentaje de los 5.000 sanitarios leoneses que se contagiaron durante la pandemia. Tras haber logrado que las bajas por el desconocido virus, que diezmaron temporalmente las plantillas hospitalarias y de los centros de salud, fueron reconocidas como «accidente laboral» cuando se produjeron en el trabajo, ahora la mayoría de las cursadas y reconocidas en 2020 y 2021 se revisarán para pasar a ser valoradas como baja «por contingencia o enfermedad común».

El movimiento de Inspección médica, que está remitiendo cartas a los sanitarios para comunicar a gran parte de los profesionales que su baja laboral por coronavirus ya no se considera como accidente laboral, está causando un gran revuelo, sobre todo, entre el grupo más numeroso en contagios, las enfermeras. Un colectivo afectado de lleno en la pandemia con 1.600 casos positivos en la provincia, seguido de los auxiliares (937), administrativos (437) y celadores (411), según la estadística de Sacyl.

«Están llegando muchas enfermeras a nuestra sede porque después de 2 años están recibiendo esas cartas de la Inspección médica en las que se les comunica que su baja por covid de 2020 y 2021 se cambia a contingencia o enfermedad común al no haber recibido un informe del servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Área I de León», indica Satse.

Sin cubrir las secuelas
«A Sacyl no le cuesta un euro que sea accidente laboral, pero quitarlo deja al descubierto al profesional»

El sindicato apunta que, a su modo de ver, «tanto Inspección médica como el servicio de Prevención se están mostrando incompetentes y dejan ver la mala relación y la falta de comunicación existente entre ellos, lo que está causando un trastorno y un perjuicio a los profesionales que ven cómo además de haber prestado servicios en pandemia con lo que eso supone, ahora se ven privados de la contingencia de accidente laboral».

Ese cambio deja «descubiertos» a los profesionales en caso de secuelas, critica Satse. Se sabe que un 13% precisó ingreso hospitalario y un 3% estuvo en la UCI, según un informe de CC OO. Que el 90% cursó baja laboral por una incapacidad temporal (IT) y que en el 37 % de los casos fueron de menos de un mes; en el 31%, de uno a seis meses; en el 9%, de seis a 12 meses; y en un 24%, de más de 12 meses.

 Los principales síntomas que presentan los sanitarios con covid persistente son la fatiga, que afecta al 74%, el dolor articular (62%), niebla mental (61%), problemas de memoria (58%) y dificultad para respirar (38%).

Queda, además, demostrado que en la primera ola se produjo una cierta falta de medios, como acredita la penalización del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) a la Gerencia de Salud de la Comunidad por el contagio de una enfermera leonesa de covid.

El Juzgado de lo Social 1 de León confirmó esa penalización por «el accidente laboral» que sufrió esa profesional en marzo de 2021 al contagiarse «carecer de medidas de protección». La Dirección Provincia del INSS en León declaró la existencia de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo.

Por otro lado, el sindicato Satse estudiará una huelga tras Navidad por el «bloqueo» de la Ley de Seguridad del Paciente. Responsabilizan a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y al PSOE del «secuestro» que sufre esa Ley tras haber transcurrido ya dos años desde su toma en consideración en el Congreso de los Diputados. Creen «que es una falta de respeto a los 700.000 ciudadanos que firmaron la Iniciativa Legislativa Popular, a los enfermeros de nuestro país, al sistema sanitario, a los pacientes y a los ciudadanos, en general».

Convocarán a los órganos de decisión del sindicato a la vuelta de las Navidades para analizar la situación concreta en esa fecha y tomar decisiones.

Satse: «Es una falta de respeto y de reconocimiento a la labor efectuada»

La vicesecretaria de Satse León, Lydia de la Varga recuerda «el tremendo coste personal que ha supuesto la pandemia para los profesionales, que en numerosas ocasiones no dispusieron del material protector adecuado frente al coronavirus, lo que implicó su contagio; que tuvieron que hacer frente a unas enormes cargas de trabajo, con el desgaste físico y emocional que han padecido, y todo ello para poder mantener la asistencia en unos momentos muy duros».

Por eso valora  que el denegar ahora, dos años después, lo logrado para que las bajas por covid fueran consideradas como accidente laboral, «es una falta de respeto y de reconocimiento a la labor efectuada», además de que recuerda que a Sacyl «no le cuesta un euro», pero sin embargo para los trabajadores supone quedar «al descubierto en caso de secuelas».

De la Varga lamenta que Salud Laboral no citara en su momento a muchos sanitarios de baja para certificar su contagio en sus puestos de trabajo en los hospitales y ambulatorios. Un informe que ahora la Inspección considera vital para mantener el reconocimiento como accidente laboral.

En las entrevistas se certificaría si el profesional contagiado había estado de vacaciones en los últimos quince días y si en su domicilio o entorno había alguna persona con covid. «Es un cambio de criterio difícil de digerir y que está causando mucha indignación, al menos, entre las enfermeras», indica.

Sacyl da la espalda a parte de los 5.000 sanitarios contagiados en la pandemia
Comentarios