domingo. 03.07.2022
Juanma Jiménez analiza hoy las oportunidades de inversión en el mundo post-covid. DL

Frente a los problemas de la paralización de la actividad económica por la pandemia los mercados financieros miran a largo plazo, y se comportan de forma positiva adelantando una fuerte recuperación, de la mano de los estímulos que han ido poniendo en marcha y con la vista puesta en el millonario fondo de recuperación europeo. La situación, y las oportunidades que ofrece para los inversores, será analizada hoy por Juanma Jiménez, de Pimco, en un acto organizado por Andbank León y el Club de Prensa de Diario de León. Bajo el título ¿Existen burbujas en los mercados financieros? Cómo aprovechar las oportunidades en el mundo post-covid. Que puede seguirse en directo a través de www.diariodeleon.es, a partir de las 20.00 horas.

—Hemos pasado un año de pandemia, ¿cómo han respondido los mercados a las distintas fases, y cuáles son las perspectivas actuales?

—Lo primero es diferenciar entre la crisis sanitaria, los mercados financieros y la economía. Por supuesto, lo primero que hay que tener en cuenta es que esto ha sido una crisis sanitaria dramática, con un coste en vidas y personal enorme en el que mucha gente ha sufrido mucho. Ahí es donde hay que poner los medios y prevenir que se repita una crisis similar en el futuro. Sin embargo, los mercados financieros son distintos, siempre miran a largo plazo. De ahí que la evolución de las bolsas ha sido sorprendentemente positivo. Si hace un año nos hubieran dicho cómo iba a terminar todo, no nos lo hubiéramos creído. Inicialmente, hubo una sobrerreacción muy negativa al confinamiento mundial. En una segunda fase las ayudas monetarias y fiscales apoyaron mucho a la economía, y el mercado entendió que esto era muy positivo. Ahora estamos, en general, en niveles pre pandemia en términos de mercados. No obstante, hay algunos sectores que aún no se han recuperado, como las aerolíneas y los hoteles y todo lo relacionado con el ocio. Otros han salido mejor, como la tecnología y la salud. De aquí en adelante lo que está viendo el mercado, de nuevo, es que los planes de estímulo actuales y la aceleración de las estrategias de vacunación son elementos positivos.

—La economía está sufriendo los efectos de la parálisis de actividad, ¿cómo se refleja esto en los mercados?

—El hecho es que la economía y los mercados financieros, aunque van de la mano, se pueden comportar de manera distinta. Los mercados intentan anticiparse y prever lo que va a suceder. La evolución reciente de los mercados parece indicar que la economía en el largo plazo se va a recuperar con fuerza. Pero, de momento, tanto el marco económico general como la microeconomía todavía están sufriendo. También es clave insistir una vez más en que la situación es muy dispar entre los distintos sectores. Hay actividades que se han visto muy afectadas y que pueden seguir así durante un tiempo. Es más, en algunos países en los que esos sectores pesan más en su economía, la recuperación puede tardar algo más. La buena noticia es que la recuperación llegará y probablemente lo hará con fuerza.

—¿Cómo valoran las medidas económicas puestas en marcha hasta ahora para sostener a las empresas?

—En Pimco consideramos que las medidas económicas han sido en general notables y positivas, no podríamos estar donde estamos sin esos estímulos. Pero de nuevo, la situación es desigual según las diferentes regiones. Hemos visto dos tipos de medidas diferentes, las americanas, que se han centrado en ayudas directas a las personas y las europeas, que han sido principalmente ayudas a las empresas para que éstas puedan seguir pagando a sus empleados. Los gobiernos europeos han intentado mantener el tejido empresarial para que se pueda seguir contratando personal cuando llegue la recuperación. En cambio, las ayudas americanas han mantenido a las personas y esto en el corto plazo destruye empresas, pero también elimina a aquellas compañías que no son eficientes. Es decir, EE UU, en su búsqueda de eficiencia, ha apostado por una destrucción creativa. Las dos opciones tienen sus pros y sus contras y está aún por ver el desarrollo futuro en la economía, pero lo que es cierto es que a día de hoy se ha intentado hacer lo mejor posible con la mejor intención.

—¿Qué debemos esperar del millonario fondo de recuperación europeo, cómo influye esta medida en las perspectivas de los mercados?

—Las ayudas del fondo de recuperación europeo serán claves para hacer frente a las cicatrices económicas que nos ha dejado la pandemia. Las principales regiones económicas se están centrando en proteger la economía y buscar las mejores opciones para crecer en el futuro. Europa ha enfocado estas ayudas en lo que en Pimco hemos definido como «Verde y Digital». Estos fondos no están solo encaminados a aliviar el efecto del confinamiento en la economía, sino que intentan impulsar la transformación de Europa hacia un modelo más sostenible y ayudar también a la transición del mercado laboral. Con respecto al mercado financiero, creemos que esto generará oportunidades de inversión en Europa y estamos viendo esas tendencias en empresas de reciclaje, de investigación de nuevos materiales y de silvicultura.

—Según va a explicar en su conferencia, ¿existen burbujas en los mercados financieros? ¿Cómo esquivarlas o aprovecharlas?

—Burbuja es una palabra con connotaciones negativas y con una definición poco clara. El problema es que no se puede definir una burbuja en sí y no se puede saber si existe esa burbuja hasta que explota. En un principio todo es oferta y demanda. Lo que entenderíamos por burbuja sería una desconexión prolongada y permanente de los fundamentales, que se puede producir por movimientos especulativos o euforias. Que existen esas burbujas está claro, que en estos momentos existan o se estén formando… podría ser y eso es precisamente el gran peligro y lo que hay que vigilar. Estamos intentando es identificar si las ayudas, planes de estímulo y la apertura post-vacunación pueden crear una inflación que llamaríamos «tradicional» o, por el contrario, si estos estímulos se dirigirán principalmente hacia los mercados financieros, pudiendo crear riesgos para la estabilidad. Esto último es lo que más nos preocupa y lo que más estamos vigilando. Por eso, consideramos que la gestión activa es primordial de cara a poderse adaptar a cualquier entorno de mercado y aprovechar las oportunidades que emergen, sin perder de vista los riesgos.

—¿Qué recomendaciones hace a los inversores a corto, medio y largo plazo? ¿Dónde están las oportunidades de rentabilidad?

—Nuestra recomendación es sencilla: lo primero es que no hay que sobrerreaccionar, es imprescindible evitar tanto el miedo como la euforia. Es imprescindible que la inversión sea acorde con el propio perfil de riesgo, para no llevarse sorpresas desagradables. Además hay que dejarse asesorar por profesionales cualificados. Nadie puede ser experto en todo. Si empresas como Pimco, ampliamente dotadas de medios y con los mejores profesionales dedicados día y noche a velar por los intereses del inversor, no aciertan siempre, no podemos pretender desde nuestra casa atinar más que el mercado. Es un momento para ser flexible, dinámico y activo.

«No hay que sobrerreaccionar, es momento de ser flexible, dinámico y también activo»