domingo. 03.07.2022

El transporte recrudece la protesta

El Gobierno anuncia la organización de convoyes para garantizar el abastecimiento y contundencia contra los violentos Los piquetes paran camiones en la A-6 en El Bierzo, marchan en la capital y se vuelcan en Villadangos
                      Los piquetes informativos, más numerosos. L. DE LA MATA
Los piquetes informativos, más numerosos. L. DE LA MATA

El paro de los pequeños transportistas en protesta por el encarecimiento de los carburantes y la falta de atención del Gobierno a sus exigencias (mientras el ministerio negocia con las grandes plataformas) se ha radicalizado en el tercer día de movilización, y amenaza ya con entorpecer el abastecimiento y la logística de algunos sectores y poner en serios problemas la circulación de camiones en todo el país. Ayer fueron los camioneros de la capital leonesa los que protagonizaron por la mañana una lenta marcha por las rondas y la ciudad; mientras el Bierzo protagonizó de nuevo las acciones más contundentes, y los piquetes cortaron las grandes vías de comunicación de Galicia con el centro del país, y obligaron a embalsar a los camiones que realizaban el transporte. En León los piquetes se hicieron notar en los polígonos industriales, el de Onzonilla, que acoge a un buen número de medianas empresas de transporte; y el de Villadangos, donde la protesta se centró en las grandes naves de distribución logística. A última hora de la noche de ayer los piquetes concentrados desde media tarde, alrededor de 80 personas según los transportistas, se preparaban para hacer frente a las fuerzas del orden, que les habían anunciado su intención de disolver la concentración que impedía la salida de los camiones de reparto.

La convocatoria de la minoritaria Plataforma en Defensa del Sector de Transporte de Mercancías derivó en todo el país en piquetes, cortes de carretera, incidentes en grandes mercados y puertos y enfrentamientos; mientras las industrias advierten ya de una falta de suministros que pone en peligro la continuidad de sus actividades.

Medidas contundentes

Frente a esta situación, la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, garantizó ayer que los camioneros que quieran trabajar podrán hacerlo, mientras negocia con la Confederación Nacional del Transporte por Carretera. Y advirtió que se actuará con «la mayor contundencia» ante los incidentes que están produciéndose; y que se organizarán convoyes de camiones para garantizar el tránsito.

En El Bierzo las acciones de los transportistas se centraron a media tarde de ayer en Camponaraya, en la A-6, donde grupos de piquetes intentaron que los camiones en ruta no siguieran circulando y se desviaran de la vía para parar.

Antes un grupo de transportistas se había colocado en Villamartin de la Abadía para bloquear las alternativas hacia la N-120 y la antigua N-VI en las inmediaciones del hotel Villamartin, con la intención de interrumpir el tráfico de camiones con Galicia. Dos patrullas de la Guardia Civil vigilaron las actuacioens para evitar situaciones de tensión entre los transportistas y los camioneros que aún no han secundado el paro patronal, chóferes la mayoría de grandes compañías de transporte, según los convocantes. Por otro lado, la Agrupación de Transportistas del Bierzo, Valdeorras, Astorga y La Bañeza ha convocado para hoy, a las siete y media de la tarde, una concentración en la plaza del Ayuntamiento de Ponferrada para visibilizar el conflicto.

En el caso de la capital leonesa alrededor de 40 camiones se organizaron pasadas las once de la mañana para iniciar una caravana que partíó del Mercado de Ganados, y recorrió la L-11 hasta llegar a la zona de Carrefour, para llegar desde ahí a la zona de hospitales y bajar hasta Eras de Renueva, desde donde volvieron al mercado. Una marcha lenta que dificultó el tráfico en los alrededores de la capital, en la que hicieron sonar con fuerza los cláxones, para llamar la atención sobre su protesta.

Algunos piquetes se dirigieron también a los polígonos industriales, aunque no se registraron incidentes.

Alarma en las empresas

La industria de alimentación animal advirtió ayer de que está teniendo problemas para abastecerse de materias primas, y tampoco puede hacer llegar los piensos a las granjas. Y denuncia la actuación de los piquetes. Una situación que afecta sobre todo al centro y sur del país; mientras los empresarios denuncian que no se han establecido servicios mínimos para garantizar al menos un mínimo de actividad.

También las empresas de la industria cárnica han alertado de la «gravísima situación» en la que les coloca la huelga de los transportistas, que se suma a los efectos de la pandemia, la escalada de precios de la energía y la crisis de suministros. Unos costes «disparados» a los que ahora amenaza la paralización de la actividad por la huelga, que está teniendo una alta incidencia en sus industrias, denuncian.

Desde el PP Alberto Núñez Feijóo, exigió al Gobierno que convocara con la máxima urgencia una conferencia sectorial de transportes para buscar un acuerdo inmediato que evite la situación de colapso. Y advierte de los problemas que ya se están evidenciando en las granjas de ganado, y en las lonjas de pescado.

El transporte recrudece la protesta