jueves. 11.08.2022

Tratan de desvincular las dos peleas del crimen de La Torre

La defensa del acusado insiste en la importancia de la autopsia definitiva

La defensa del autor confeso del crimen de La Torre sostiene que las últimas pruebas testificales, realizadas anteayer en los juzgados de León, ratifican su tesis de que la pelea anterior a la puñalada y la que se produjo durante el incidente mortal deben de ser desvinculadas, de acuerdo a los testimonios ofrecidos por los muchachos. A criterio del letrado defensor, las versiones facilitadas por los últimos declarantes, dan fuerza a la hipótesis de que se trató de incidentes completamente aislados y que no tienen nada que ver.

No opinan lo mismo los letrados de las acusaciones, desde cuyo punto de vista todavía está por demostrar esa opción. Lo hacen amparándose en la disparidad de versiones que ofrecen los múltiples testigos interrogados y el carácter cambiante de sus declaraciones dependiendo de si se han producido en sede policial o si, como es el caso, tuvieron lugar ante la jueza instructora.

Cobra especial importancia también el resultado definitivo de la autopsia, que para la parte que defiende al investigado, demostrará que la puñalada no era mortal de necesidad y que el fallecimiento de la víctima se produjo por cuestiones ajenas a la pelea. Sin embargo, uno de los testigos fue contundente en la Comisaría de Policía de León: «Se me murió en las manos, se me fue en brazos «.

Otro punto de discordia es la voluntad del fallecido de entrar a la refriega a una sabiendas de que el acusado llevaba una navaja y la exhibía. De acuerdo a algunos de los testimonios recogidos en la sede judicial de Sáez de Miera esta semana, varios oyeron gritar: « lleva una navaja, este tío lleva una navaja «, pese a lo cual, según la versión de la defensa, el fallecido decidió entrar a la greca.

Existe controversia también con la autopsia. La defensa argumenta que la herida que presentaba el cadáver no era mortal de necesidad y alega a la posibilidad que se produjese algún tipo de negligencia en la atención que se le prestó al herido, que desde su punto de vista se justificará debidamente de acuerdo a los informes médicos forenses que obran en su poder. La representación letrada del investigado, que permanece recluido ya en el Centro Penitenciario Provincial de Villahierro, alega que la documentación médica incorporada al sumario demuestra que el fallecido había entrado en parada cardiorrespiratoria inicialmente en torno a las 3:00 de la mañana y que sin embargo se le consiguió reanimar en una primera maniobra.

Es en una segunda actuación de reanimación cuando se llega a la conclusión de que es imposible hacer nada para salvar su vida, responsabilidad que tratará de determinar el representante legal del investigado, que sostiene que la herida era cortante y no penetrante y que por sí sola, no era capaz de hacer perder la cantidad de sangre que derramó el cadáver.0

Tratan de desvincular las dos peleas del crimen de La Torre
Comentarios