martes 19/10/21
Infraestructuras

Trece pasos alpinos cosen la plataforma de alta velocidad entre León y La Robla

Adif mantiene siete estructuras viejas mientras derribará la de Trobajo
Paso hacia Villabalter. MARCIANO PÉREZ

El tren se rodea de puentes mientras cambia de piel entre León y La Robla; de pasos elevados, al contrario de la solución de permeabilidad que fue tendencia a comienzos de este siglo, que se saludó en varios puntos de la provincia con pasos inferiores para deshacer los pasos a nivel.

Hace año y medio que la promoción de Adif desenvuelve la actividad en torno a estas estructuras, algunas nuevas, algunas revocadas, que se incluye en el plan general de inversiones de despliegue de la vía de alta velocidad entre León y La Robla. El ferrocarril y los puentes, como parte de ese paisaje que en sentido norte gana continuidad, y despeja el camino de los obstáculos que antes intervenían contra el paso del tren.

Paso elevado en el municipio de Cuadros. MARCIANO PÉREZ

Trece puentes; siete antiguos, heredados de aquella traza convencional que con el paso del tiempo exigió soluciones seguras en torno al crecimiento poblacional que se experimentó en la cuenca del Bernesga; cinco son de nueva estructura. Y, después, como ejemplo de que en las obras del gestor ferroviario también hay dos velocidades, está el puente de Trobajo del Camino, que soporta desde hace un año la presión de las dimensiones y está condenado a desaparecer, como solución definitiva para que sus medidas cumplan con los límites que marca la normativa europea en materia de líneas de alta velocidad.

Dos criterios

La eliminación del paso de Párroco Pablo Díez es una excepción entre otros siete del mismo perfil

Trobajo del Camino tiene un paso elevado que es el octavo en la lista de obsoletos; y el único que se someterá al proceso de hacer recrecer el molde, en atención al techo de los gálibos, la catenaria, los trenes AVE, y toda la normativa litúrgica que desde hace un año avanzó la caducidad de esta estructura; está por determinar aún la fecha, con una polémica ácida que ha saltado el contorno de la política y ya tiene enfrentados a distintos partidos con representación el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo.

Traviesas junto al puente, en Santibáñez. MARCIANO PÉREZ

El puente de Párroco Pablo Díez va a ir al suelo y se levantará uno nuevo en su lugar, según parece haber compartido alguno de los responsables de Adif con las autoridades locales. No hay alternativa; ni la de un paso inferior, que era recurso habitual para envolver la eliminación de pasos a nivel de la vía, a imagen y semejanza del que alivia el tránsito hacia la calle Príncipe y el barrio de La Sal. Tampoco, comentarios sobre la comparación y los criterios que llevan al derribo del puente en Párroco Pablo Díez mientras vías arriba se mantienen otros siete armazones similares.

Alero del nuevo puente, en el municipio de Cuadros. MARCIANO PÉREZ

Armazón

Cinco de los pasos elevados son de estructura nueva y medidas europeas

El tiempo también acude a restañar las urgencias que hace un año hacían insalvable la intervención; las medidas del puente incumplen la normativa, pero no impiden el paso del tren, que circulará bajo otros siete arcos similares diseminados a lo largo de la ribera del Bernesga; siete pasos vetustos, construidos en la década de los sesenta y setenta del siglo pasado, cuando la idea de la alta velocidad no estaba aún ni concebida.

El acceso a Azadinos. MARCIANO PÉREZ

La velocidad se mantendrá limitada a 160 kilómetros por hora al adaptar la línea y no rectificar las curvas, que condicionan el tránsito de los convoyes desde hace treinta años, cuando se duplicó el vial ferroviario. Vial, con trece pasos a modo de puertos alpinos.

Paso hacia Villabalter. MARCIANO PÉREZ

Estructura en Sariegos. MARCIANO PÉREZ

Nueva vía con el puente de Pobladura. MARCIANO PÉREZ

Uno de los puentes de Pobladura. MARCIANO PÉREZ

Trece pasos alpinos cosen la plataforma de alta velocidad entre León y La Robla
Comentarios